Archivo de la etiqueta: sociedad de la información

Repositorios como redes de conocimiento


Por Sebastian Gomez

Los repositorios institucionales son una red de conocimiento donde se ofrecen servicios integrales a través de canales no presenciales para el acceso a la información que permite identificar, seleccionar, almacenar, conservar y difundir los documentos producidos por las diferentes áreas del conocimiento.

Un repositorio institucional como red de conocimiento integra recursos de información especializada del más alto rigor académico e investigativo, generados por la comunidad académica, a través de grupos de investigación, entre otros. El acceso a esta información es de forma electrónica, dentro de los parámetros de seguridad, calidad y confiabilidad. Se puede generar nueva información que contribuya a la solución de problemáticas sociales.

Además, los repositorios como red de conocimiento incorporan nuevas tecnologías multimedia, las redes sociales y la diseminación selectiva de información con el propósito de satisfacer las necesidades de información

Finalmente, los repositorios generan los siguientes beneficios en las instituciones:

  • Crear y compartir conocimiento.
  • Facilitar el aprendizaje organizacional.
  • Servir de plataforma de almacenamiento e intercambio de información.
  • Maximizar la visibilidad y usabilidad de las publicaciones electrónicas y recursos multimediales incluyendo cursos virtuales.
  • Fomentar la creación de publicaciones electrónicas en armonía con el medio ambiente.
  • Brindar información con estructura coherente y organizada de fácil acceso.
  • Facilitar la transferencia de conocimiento al sector productivo.
  • Facilitar el acceso a información especializada de forma gratuita o muy económica.
  • Permitir una toma de decisiones mejor documentada.

 

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada cuenta con el Repositorio Institucional INTELLECTUM, se puede consultar en esta dirección: http://intellectum.unisabana.edu.co:8080/jspui/

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

Del papel a la pantalla


Por: Álvaro Romero

Actualmente nuestra sociedad está experimentando cambios tecnológicos de una manera rápida y a veces imperceptible. Las personas nos hemos visto involucradas con la implementación de tecnologías de manera voluntaria o involuntaria, ya que la información que requerimos a diario para nuestras tareas académicas, laborales o personales se encuentra en formato electrónico y por lo tanto somos  participes de la llamada sociedad de la información, la cual se caracteriza por utilizar las herramientas informáticas para ofrecer la creación, manipulación, resguardo y distribución de la información

En el ámbito educativo los profesores, estudiantes y en general toda la comunidad universitaria ahora saben que en las bibliotecas se ofrecen libros electrónicos, recursos en línea y documentos digitales. Se brindan facilidades de acceso a la información bibliográfica, pero al mismo tiempo se provocan reacciones no muy positivas entre las personas que se resisten al cambio y están acostumbradas a que la información siempre se les presente en medio físico. Esta situación sirve para proponer un tema bastante interesante y de estudio para los profesionales en ciencia de la información y para todos aquellos que son usuarios constantes de los documentos bibliográficos que se encuentran en formato en físico o electrónico.

documento electronicoLos nuevos servicios de información ofrecidos por las bibliotecas como las bases de datos académicas, los libros y revistas electrónicas, han tenido gran acogida ya que posibilitan la interactividad entre los documentos y los usuarios donde se genera un grado de comunicación entre ellos. Es posible  intercambiar mensajes de preguntas y respuestas el uno al otro y además se pueden realizar diferentes tareas sobre estos como lo son el subrayado, la búsqueda del significado de un término, saltar páginas, relacionar información con otros documentos, etc., teniendo como único requisito que estemos conectados a la red. En nuestro diario vivir se puede acceder a este tipo de documentos desde dispositivos móviles como los teléfonos inteligentes, las tabletas, los computadores portátiles teniendo gran facilidad de consulta desde cualquier sitio en que nos encontremos.

Para terminar es importante resaltar que los documentos digitales nos permiten integrar formatos de texto, imágenes y sonidos en uno solo con el fin de brindar mejor información a los usuarios. Invitamos a todos los usuarios a consultar la información bibliográfica que se encuentra en soporte electrónico ya que es de gran utilidad y su fin no es reemplazar a los libros físicos, sino ser un gran apoyo  para la preservación de la información, la reducción del especio físico dedicado al papel, la disminución de procesos de impresión  gracias a lo cual se cuidará el medio ambiente, se ahorrará tiempo y se tendrá mayor accesibilidad en la búsqueda y obtención de documentos.

A toda la comunidad de la Universidad de la Sabana la invitamos a consultar nuestras bases de datos, libros y revistas electrónicas y todos los recursos de la página especializada de la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada incluso fuera de nuestro campus a través del acceso remoto. Además, si tienen alguna duda pueden preguntarle a cualquiera de los funcionarios de la Biblioteca o ver los tutoriales dispuestos para su información.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

Cómo pueden sobrevivir las Bibliotecas en el nuevo ecosistema mediático


Too Many Blackberrys
Image by Ninja M. via Flickr

Por: Ricardo A. Vargas Hernández

El autor, Lee Rainie,  pertenece a una Fundación sin ánimo de lucro llamada “Pew Internet & American Life Project” ; que hace investigación social sobre el impacto del uso de internet y los teléfonos móviles en la gente.

Dice el autor que una manera de describir el cambio que ha vivido el mundo con la revolución tecnológica, es que el mundo ha pasado de una revolución industrial de los medios de comunicación (televisión, radio y prensa escrita), a una revolución digital de nuevos medios.  En la antigua era, la información era cara, de difícil acceso y circunscrita a algunos grandes conglomerados que la tenían, la administraban y finalmente la vendían al consumidor final, es por ello que existían grandes periódicos, estudios de cine y firmas de información.

Hoy en día con el cambio producido por internet, la información es barata, de fácil acceso, y orientada a la participación, el individuo es el propio productor de sus contenidos (videos, música, escritos, etc), todo el mundo puede contribuir en los medios del ecosistema digital.

En el año 2000 cuando se realizó el primer estudio se encontró que el 46% de los adultos y el 73% de los adolescentes usaban internet, menos del 5% tenían internet de banda ancha, y solamente las familias de mejores recursos tenían acceso a la red, porque la empresa que les daba empleo pagaba el servicio.  Las conexiones de internet inalámbrico eran inexistentes salvo unos cuantos casos de aficionados a la tecnología, y menos del 10% usaban servicios “en la nube”  y toda la actividad giraba en torno a un computador personal.

En solo 10 años el panorama anterior cambió completamente, los datos más recientes muestran  el 75% de los adultos usan internet junto al 93% de los adolescentes, algo más del 62% de la gente tiene conexión de banda ancha, esto último es muy importante ya que la red adquirió diferentes usos. El 80% de los adultos tiene teléfono celular y el 53% se conecta inalámbricamente, además de las conexiones embebidas en los teléfonos celulares o dispositivos de mano. A todo lo anterior se suma que los correos y demás contenidos digitales se almacenan en “la nube” ya no se guardan en los computadores, y están a disposición de la persona cuando lo necesite.

Otra manera de entender la profundidad de este cambio, es mirar  además la explosión de información y dispositivos para acceder a la misma, antes, solamente había uno o dos formas de información con sus respectivos dispositivos y aunque eran comunes para todo el mundo no había más novedad,  algo muy diferente a lo que sucede hoy en día, que se cuenta con un cúmulo de información inimaginable hace 30 años y con variados dispositivos para llegar al conocimiento. A todo lo anterior le sumamos las redes sociales, que cambiaron la forma de interactuar de las personas, y es aquí donde las bibliotecas tienen un papel muy importante porque ayudan a las personas a ser parte de esas redes sociales, sin importar su objetivo.

A partir de lo anterior, la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada, ha decidido desde hace más de 1 año, entrar en las redes sociales (Facebook, Twitter, Netvibes) apostando por tener una mejor interacción con sus usuarios. Para lograrlo, coloca en estos recursos, novedades, manuales de las bases de datos, información de interés, etc.. y usa el chat de Facebook como un recurso más para que el usuario sienta que la Biblioteca esta aún más cerca y a futuro se contemplan otros usos de herramientas tecnológicas como IPOD o Blackberry y a medida que la tecnología avanza, iremos adaptando nuestros servicios y políticas, nuestro usuario nos necesita en el lugar, espacio y tiempo en el que se encuentre, y es ahí donde las nuevas tecnologías nos pueden ayudar mucho a cumplir cabalmente nuestra misión de Biblioteca.

Deja un comentario

Archivado bajo Gestión de Servicio