Archivo de la etiqueta: Promoción de la lectura

Las Biblioestaciones: un espacio no convencional de lectura


Por: Viviana Hernández Monroy

En los metros de algunas ciudades como Madrid, Santiago de Chile o Medellín, se han abierto puntos de préstamos de libros y lecturas para que los usuarios puedan leer durante sus desplazamientos en el transporte público. Son los llamados Bibliometros. Gracias a este servicio de pequeñas bibliotecas, ciudadanos de todos los niveles sociales pueden acceder a libros que, sin duda alguna, se convierten en una especie de antídoto para el estrés con el que se vive en las grandes ciudades.

 La ciudad de Bogotá ofrece desde el año 2008 un servicio similar en algunas estaciones y portales de TransMilenio. Estas Biblioestaciones forman parte de un gran proyecto liderado por Fundalectura, con el apoyo de la Secretaría de Educación, para promocionar y difundir la lectura en espacios no convencionales dentro de la ciudad.

 biblioestacion portal suba

Imagen tomada de : http://fundalectura.org/?module=proyecto&ms=13

Cada Bibloestación cuenta con cerca de mil libros de literatura e informativos para usuarios de todas las edades. Por su parte, un equipo de promotores de lectura se encarga de afiliar a las personas interesadas en este servicio, recomendar lecturas y  realiza el préstamo de los libros[1].

¿Dónde se encuentran?

  • En los Portales de: Usme, Américas, Suba y Sur.
  • En las Estaciones: Ricaurte y Av. Jiménez.

mapa biblioestaciones

Imagen tomada y modificada de: https://goo.gl/6rPNxr

 ¿Cómo funciona?

 El préstamo de los libros es gratuito.

  • Se pueden llevar en préstamo hasta 3 libros.
  • El préstamo de los libros es por 15 días y pueden ser renovados una vez por otros 15 días hábiles.
  • No es obligatorio devolver los libros en la estación en donde se solicitó el préstamo, se pueden entregar en la estación más cercana al usuario
  • El horario de servicio de las Bibloestaciones es de lunes a viernes de 3:00 p.m. a 8:00 p.m. y los sábados de 10:00 a.m. a 2:00 p.m.[1] 

    Servicios de promoción de lectura como estos no serían posibles si no se involucra a la ciudadanía, pues es el voz a voz lo que hace que cada día más personas se interesen por la lectura y se beneficien con este tipo de alternativas disponibles para todos.

     

[1] Fundalectura. Consultado el 9 de abril del 2016. (Online). Disponible en:http://fundalectura.org/?module=proyecto&ms=13

[2] SITP. Consultado el 11 de Abril de 2016. (Online). Disponible en: http://www.sitp.gov.co/Publicaciones/biblioestaciones_mas_libros_para_mas_lectores

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general

Más allá de los índices de lectura


Por: Adriana Bello

Semanas atrás durante la inauguración de tres bibliotecas públicas que hacen parte del proyecto nacional de fomento a la lectura y escritura Leer es mi cuento, la Ministra de Cultura Mariana Garcés mostro su preocupación por el bajo índice de lectura en la actualidad en Colombia: “Hoy en día el 30% de los hogares colombianos no tiene libros, el promedio de lectura de la población es de dos libros al año”.

leer es mi cuentoEsta situación ha sido un tema importante en los debates y en los objetivos del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, quien ha propuesto subir estos índices a por lo menos 3,2 libros al año. Por esta razón, se ha dado prioridad a la ejecución del plan nacional en el que el gobierno ha invertido 142.000 millones de pesos equivalentes al 32% del presupuesto total del Ministerio, dando prioridad a municipios que han sido víctimas de la violencia y con bajo presupuesto económico.

De igual manera, la Ministra resaltó el papel de la sociedad en el fomento de la lectura en los municipios, pues no es una tarea exclusiva gobierno sino que hace parte de un proyecto en conjunto en donde los padres son el pilar en el proceso de motivación de la lectura en sus hijos.

Pero, de manera más específica, ¿cuál es el papel de las bibliotecas en este proceso?. Las bibliotecas tienen un rol importante pues son el eje de todo el proyecto: ellas deben crear los espacios para fortalecer en el usuario la comprensión y el análisis de textos y propiciar de esta manera hábitos de lectura más consistentes en la población colombiana.

De igual manera, las bibliotecas deben crear espacios de comunicación e intercambio de ideas para estrechar el vínculo con la comunidad en donde se está trabajando y vislumbrar de esta manera las necesidades y características esenciales del municipio. Así, la promoción de lectura en colegios, cárceles, albergues y zonas de conflicto se puede realizar en conjunto con todas las instituciones que rodeen la zona geográfica a trabajar.

Finalmente, es importante integrar a la comunidad de manera más directa creando espacios de apropiación e identidad en clubes de lectura o encuentros literarios. En estos lugares se fortalecen los detalles más pequeños de lectura y se moldean gustos y motivaciones específicos en el usuario generando un vínculo más estrecho entre la biblioteca y el individuo.

Dado lo anterior, pienso que la solución no está en aumentar un índice de lectura en 3,2 libros al año, sino en dar profundidad a los procesos que se necesitan para llegar a ese objetivo partiendo del aporte y aprendizaje que se obtiene desde el núcleo familiar, la educación y las bibliotecas generando espacios y proyectos de promoción de la lectura donde no solo se enseña a leer sino a comprender, analizar, comunicar y, lo más importante, amar los libros y la lectura.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

Biblioteca Octavio Arizmendi Posada: dos años de lecturas en compañía


Por: Carmen Ruiz

Hace unos días terminé la lectura de Signatura 400, el sorprendente debut literario de Sophie Divry, una joven bibliotecaria francesa. Este librito, que puede encontrarse ahora en las librerías de Bogotá y en nuestra biblioteca (PL 843.92 D618s), convierte un monólogo desesperado, casi sin respiración (no hay un solo punto y aparte), en un canto de amor por los libros. La narradora ni siquiera tiene nombre, nadie habla con ella, salvo para pedirle libros en préstamo, se pasa los días ordenando y clasificando libros en el sótano de una biblioteca de provincias. Lleva media vida así, está envejeciendo. Neurótica, antipática, solitaria, doliente, lúcida… De sus ácidas críticas sólo se salvan la buena literatura, siempre de autores muertos, y los buenos lectores. Si no les gusta el humor negro y corrosivo, les aconsejo no leer esta historia; si, por el contrario, digieren sin problema la acidez bien escrita (porque esta bibliotecaria es una gran narradora), gozarán como yo de sus comentarios. Algunos de ellos, por ejemplo, los que hace sobre Melvil Dewey y su sistema de clasificación son verdaderamente desternillantes. Además, comparto con ella que “la lectura es, junto con la amistad, uno de los recursos más eficaces para sobrellevar el dolor de la pérdida. Nos ayuda, en general, a elaborar el duelo por los límites de nuestra vida, los límites de la condición humana” (Didier Anzieu).

¿Por qué elegir entre la lectura y la amistad? La protagonista de Signatura 400 parece haber renunciado a los demás. “Dedico este divertimento a todas aquellas y todos aquellos que siempre encontrarán más fácilmente un hueco en una biblioteca que en la sociedad”, escribe Sophie Divry al comienzo de la novela. Creo que los que vivimos y trabajamos entre libros nos sentimos aludidos. Pero una biblioteca siempre será también un buen lugar para empezar algo con alguien. Por ejemplo, un club de lectura. La lectura exige soledad, el club de lectura exige compañía. En la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada llevamos ya dos años leyendo en compañía de otros y forjando amistades en torno a la lectura. Cuando alguien tiene dudas acerca de apuntarse a alguno de los grupos de lectura le pregunto: “¿Te gusta leer? ¿Te gusta tener a alguien con quien comentar tus lecturas?” Si las dos respuestas son afirmativas es un candidato perfecto para un club de lectura, porque éste satisface los dos deseos, congregando a sus miembros una vez al mes para debatir, con la guía de un especialista en literatura, una lectura común.

Invitación a la VIII Velada LiterariaYa he dicho en este blog que leer es vivir de más. Leer con otros es todavía más enriquecedor. Descubrir la dimensión de una novela en boca de una decena de personas después de haber sido leída por una veintena de ojos es una experiencia única. Y vaya que sí hemos vivido de más a lo largo de estos dos años de lecturas en compañía de estudiantes, de administrativos, de profesores, de hijos de empleados… Hemos leído con toda la comunidad universitaria. Con los que hayan querido, por supuesto, porque la lectura, como la amistad, sólo es posible en libertad. Pero cada vez han sido más los que querían leer con nosotros, así que desde la Biblioteca fuimos poniendo los medios a nuestro alcance para que esto pudiera darse. Desde todas sus áreas: Gestión de Colecciones, se aseguró de facilitar con la debida antelación ejemplares suficientes del libro que se iba a comentar en cada club para que los asistentes no tuvieran que comprarlo, el área de Servicios, se volcó en dar a conocer puntualmente las diferentes actividades relacionadas con la lectura, habilitamos en el primer piso un espacio acogedor que invitara a leer, conseguimos que Bienestar universitario financiara refrigerios para las reuniones, etc., etc. Ha sido un trabajo apasionante y en equipo con el apoyo incansable del Director de la biblioteca, integrante él mismo de uno de los grupos de lectura. El área de Asesoría bibliográfica no habría podido sacar adelante esto sola. El resultado salta a la vista: más de 40 sesiones de clubes de lectura, 8 veladas literarias realizadas. Empezamos en marzo de 2011 con un club de lectura para estudiantes de pregrado; terminamos el primer semestre del 2013 con  5 reuniones mensuales en la Biblioteca ya consolidadas que giran alrededor de la lectura:

 – Club de lectura de estudiantes I, que se reúne los terceros viernes de cada mes a mediodía.

– Club de lectura de estudiantes II, que se reúne los primeros lunes de cada mes a las 5.00 pm.

Club de lectura de profesores, que se reúne los últimos viernes de cada mes a mediodía.

Club de lectura para jóvenes lectores de 11 a 15 años (hijos de empleados y de estudiantes de postgrado), que se reúne los primeros sábados de cada mes a las 10.00 am.

Velada literaria de lectura en voz alta, los primeros viernes de cada mes a las 5.00 pm.

A lo largo de estos dos años, hemos leído en la compañía de 60 estudiantes de pregrado, 30 profesores y 10 hijos de empleados. Hemos leído a los mejores escritores del panorama literario actual nacional, como Héctor Abad Faciolince, e internacional, como Cormac McCarthy. Hemos vivido otras vidas que de otra manera no hubiéramos podido, hemos viajado en el espacio (a China con Cisnes salvajes)  y en el tiempo (a la Edad Media con Carta al rey). Hemos leído historias que nos han ayudado a entender mejor el mundo que nos rodea: El atentado de Yasmina Khadra, por ejemplo, nos arrojó luz acerca del conflicto árabe-israelí. Con Sostiene Carta al ReyPereira de Antonio Tabucchi debatimos en torno a la incorruptibilidad moral de un periodista que enfrenta la tiranía lazarista en la Lisboa de los años 30, un debate que bien podía trasladarse a los medios de comunicación contemporáneos. Tratamos el problema de la educación de la mano de Markus Orths y su Sala de profesores, el mundo académico y el matrimonio con En lugar seguro de Wallace Stegner, la amistad, la traición y el perdón con Amir y Hassan en el Kabul de los 70 (Cometas en el cielo), nos hemos abismado en la oscuridades del alma humana con la despiadada escritura de Capote y su relato de no-ficción, A sangre fría… Páginas y páginas de buena literatura que nos han ensanchado la mente y el corazón y que resulta imposible resumir en diez títulos. Continuaremos viviendo de más,  leyendo en compañía de todos los que quieran el próximo semestre. Nos esperan nuevos libros. Les iremos avisando a su debido tiempo. Si alguno de ustedes desea conocer más sobre el tema de los clubes de lectura, recomiendo dos libros que están en la biblioteca:

1. Leer y conversar: una introducción a los clubes de lectura (028.9 A662l)/ Jesús Arana Palacios y Belén Galindo Lizaldre. Gijón: Trea, 2009.

2. Clubes de lectura: obra en movimiento (028.9 C314c)/ Óscar Carreño. Barcelona: UOC., 2012.

Deja un comentario

Archivado bajo Eventos institucionales, Interés general, Temas literarios

La animación a la lectura


Por: Carlos Hernán Maldonado

animacion a la lecturaEn el mundo actual, el bibliotecólogo debe ser un dinamizador de la biblioteca, creando las condiciones necesarias para la formación de lectores, no solo en la biblioteca pública, sino en la escolar y por supuesto en la universitaria. Pero es necesario que nos analicemos a nosotros mismos como lectores. Un verdadero lector es aquel que tiene la lectura como una actividad permanente, la disfruta y se convierte en parte de su rutina diaria. Es imposible que se pueda seducir a otros para que sean lectores, si nosotros como bibliotecarios no vibramos con los libros. Quien lee no solo transforma su vida, sus pensamientos y formas de actuar, sino que se forma como un mejor ciudadano, participativo y activo dentro de una sociedad.

De acuerdo con Monserrat Sarto – figura emblemática en el tema –, la animación a la lectura es “un acto consciente y realizado para producir un acercamiento afectivo e intelectual a un libro concreto, de forma que este contacto produzca una estimación genérica hacia los libros”.

Las actividades de animación a la lectura deben tener como propósito fundamental incentivar el placer de leer. Es un deber en el campo educativo considerar la importancia de sensibilizar a los niños desde la edad más temprana por la lectura y contribuir paso a paso durante todo el periodo académico a desarrollar el proceso lector, a través de actividades dirigidas a promover el gusto por la lectura, estas acciones son fundamentales para el desarrollo lector, actividades como la lectura y el juego, leer por leer, la lectura y la vida, etc.

También se establece que la animación a la lectura busca ofrecer alternativas de lectura y escritura a las personas, donde la palabra, la lectura, el diálogo, la reflexión, la escritura y la producción de conocimiento sean elementos vitales en la construcción de una comunidad lecto-escritora plural y activa.

LI2Entendemos aquí el uso de la palabra como un camino primordial para refundar el lenguaje humano, la socialización de la lectura de textos de diversas disciplinas preparadas con antelación como eje fundamental de las discusiones; la reflexión como una búsqueda de sentido a partir de la autonomía y la posibilidad de un acompañamiento crítico en todo lector. La lectura se prolonga como una constatación de la participación y autonomía de los participantes de cualquier ejercicio lector, quienes a través de su ejercicio encontrarán un modo más cabal de ser lectores; y la producción de conocimiento como el resultado de este encuentro entre libros, literaturas, personalidades, tradiciones culturales y lectores que promete aprehender el mundo.

La animación a la lectura tiene en cuenta la afectividad y cultiva la mente del niño, su pensamiento creativo y reflexivo conduciéndolo poco a poco a descubrir el placer de leer, no sólo la animación está dirigida a niños, también puede trabajarse con diferentes sectores de la población: jóvenes, adultos, tercera edad, o personas institucionalizadas, por lo tanto nosotros como miembros de la comunidad de la Universidad de La Sabana podemos encontrar este tipo de libros en la sala del cuarto piso de nuestra Biblioteca.

De igual forma comparto en los siguienes enlaces herramientas importantes para la animación, el diseño y aplicación de estrategias que motiven a la lectura a chicos, jóvenes y adultos, se pretende dejar una semilla plantada, la semilla del placer de leer, que los lectores encuentren que leer es divertido y descubran un espacio para el juego con las palabras, la imaginación y el acto creativo.

http://andalia.com.mx/

http://animacionalalectura-cloti.blogspot.com/

http://i-elanor.typepad.com/casadelarbol/animacion-a-la-lectura.html

http://www.slideshare.net/pali_to/animacin-a-la-lectura

http://www.animandoaleer.com/

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

Lectura y escritura para la inclusión social


Por: Luisa Margarita Henao

A finales de septiembre se llevó a cabo el tercer foro del programa Un País Unido por la Educación: “Lectura y escritura para la inclusión social”, en la Cámara de Comercio de Bogotá. El foro lo organizaron la Revista Semana, la Fundación Empresarios por la Educación, el Ministerio de Educación Nacional, el Consejo Privado de Competitividad y la Organización de Estados Iberoamericanos.

En la instalación del evento participó la Ministra de Educación, María Fernanda Campo, quien presentó el programa del Ministerio: Leer es mi cuento; programa que beneficia a más de 5 mil instituciones educativas del país y que tiene como objetivo principal estimular a los niños para que se acerquen a los libros y vean en ellos una fuente de conocimiento y de diversión y así poder aumentar los índices de lectura en el país.

El foro contó con la presencia de la conferencista chilena Constanza Mekis Martínez, Coordinadora Nacional de Bibliotecas Escolares CRA del Ministerio de Educación de Chile. Ella resaltó la importancia de la experiencia lectora a partir de la labor del docente, como precursor del gusto por la lectura y el aumento de competitividad en los estudiantes.

El tema principal se centró en los índices de lectura y escritura en el país y se dividió en tres paneles enfocados en: la lectura y la escritura como política pública. Esta fue la parte más extensa y aunque se nota el esfuerzo de las ciudades por incentivar la lectura, muchos de los programas van decayendo y no se hacen mayores esfuerzos por mantenerlos. Un punto importante sobre el que habló el director del CERLALC fue la creciente necesidad de formar bibliotecarios para un mayor aprovechamiento y difusión de los nuevos recursos digitales.

Otro panel estuvo a cargo del tema: una mirada multidisciplinar a la lectura y la escritura. Se destacó la intervención de Fabio Jurado, profesor de la Universidad Nacional. Él expuso que se debe reforzar la educación media, preparar a los jóvenes para que tengan la capacidad de leer y escribir cuando llegan a la universidad. Opina que la lectura es un placer efímero, leer es más un trabajo, un esfuerzo. Los talleres de lectoescritura deben estar orientados en primer lugar a los profesores de todas las carreras universitarias. La escuela debe ser un lugar en el que en vez de insistir en el hábito lector se debe hacer énfasis en la necesidad de leer que parte de la necesidad de indagar. A través de la lectura se encuentran respuestas. Se deben formar lectores críticos que van un paso adelante de los lectores alfabetizados. Los lectores críticos pueden entender mejor la sociedad.

En el último panel se habló sobre la lectura y la escritura… un asunto de todos. En el que la conclusión fue que el aumento de las competencias, el gusto por la lectura y las habilidades en la escritura son un asunto que compromete a todos los sectores y a todos los actores del país. La lectura y la escritura constituyen un compromiso que empieza en el hogar, se desarrolla en la escuela y se vive en sociedad. En este panel se destacó José Tomás Henao, director editorial global de Norma quién leyó un cuento corto y así demostró una vez más que el gusto por la lectura surge de la afición que se tiene a cualquier edad por escuchar historias y que bien enfocada es el camino hacia los buenos libros.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

Porque leer es vivir de más…


Por: Carmen Ruiz

Hace años leí una entrevista a la periodista y escritora española, Rosa Montero (La loca de la casa. E 863.64 M778l), en la que le preguntaban por qué leía. Su respuesta me marcó: “porque leer es vivir de más”, dijo. Ese “más” es, en primer lugar, cantidad, porque leyendo podemos vivir otras vidas que de otra manera no podríamos, viajamos en el espacio y en el tiempo: yo he estado desembarcando en las playas de Troya con Aquiles y Ulises, me he “colado” en la declaración de amor del señor Darcy a Elizabeth Bennet (y me he enfadado con él), he explorado las tinieblas del corazón humano navegando por el río Congo con Marlow, he querido saberlo todo como el doctor Amín Jaafari, protagonista de El atentado, por poner algunos ejemplos; pero ese “vivir de más” es también ser más, ser mejor: la literatura amplía los horizontes mentales, nos ayuda a entender el mundo, ensancha el corazón, nuestro lenguaje se enriquece especialmente el emocional cuando escuchamos en boca de un personaje un sentimiento que no alcanzábamos a descifrar…

Convencidos de esa dimensión moral de la literatura que tan bellamente ha señalado el escritor israelí Amos Oz, en la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada pensamos que podemos contribuir a ese “de más” y hemos creado un departamento de asesoría bibliográfica. ¿Cómo lo hacemos? Leyendo libros, seleccionando libros, recomendando libros.

1. Leyendo libros: Un modo, quizá el más eficaz, para conseguir buenos lectores es el contagio. Una persona que no lea no tiene ni la pasión por la lectura ni la autoridad moral, ni los conocimientos suficientes, para contagiar a otros para que apuesten por este estilo de ocio y de formación. Para seleccionar libros que adquirir y para recomendar, hay que leer.

2. Seleccionando libros. Ante la cantidad abrumadora de libros que se publican cada año, seleccionar a la hora de leer es inevitable: no da lo mismo leer una cosa que otra. Por eso, de entre toda la colección de literatura, elegimos cuidadosamente unos libros y conformamos una colección de recomendados: es nuestra colección de literatura PL, que nació y sigue creciendo con el fin de promocionar la lectura, de contagiar esa pasión por las historias narradas que nos hacen vivir de más. Hemos leído esos libros personalmente, o en los clubes de lectura con estudiantes y profesores, o en las veladas literarias y definitivamente nos han enriquecido, nos van enseñando a distinguir, a tener criterio, a desarrollar ese espíritu crítico tan genuinamente universitario. Blanca como la nieve, roja como la sangre, En lugar seguro, El Sunset Limited, El curioso incidente del perro a medianoche, El atentado, El olvido que seremos, A sangre fría, La comedia humana, Cisnes salvajes, Retorno a Brideshead son algunas de esas novelas, por mencionar tan sólo 10 de algunos de los 400 títulos que en este momento conforman esa colección que va a más. ¿Qué criterios nos guían en esta selección de libros?

  • Elegir libros amables y, a la vez, que aporten valores culturales, morales o estéticos.
  • Hacer amable la lectura sí, convertirla en mero entretenimiento no.
  • Unos libros destacan por su contenido; otros, por su valor literario; muchos, por ambas razones.
  • Hay libros valiosos cuya lectura requiere un esfuerzo mayor que el de un libro de aventuras o de fantasía. Algunos de esos libros valiosos sólo se consiguen leer al segundo intento pero, como en la montaña, una vez que llegas a la cumbre descubres que el esfuerzo realizado ha valido la pena.
  • Ofrecer algunos referentes básicos, sobre todo cuando se trata de jóvenes lectores o de recién iniciados en la lectura, que se vayan guardando como tesoros, como recuerdos imborrables (un clásico marca un antes y un después en la vida personal, decía el escritor italiano Italo Calvino) y que poco a poco irán creando el equipaje necesario para convertirse en un lector capaz de enfrentarse a los mares de Moby Dick, o recorrer la Rusia esteparia de la mano de Tolstoy, o hundirse en los pensamientos de Camus.

Tenemos la certeza de que en toda selección hay que excluir títulos que, para muchos lectores tendrían todo el derecho de estar incluidos en esa colección, y que para nosotros han supuesto horas de debate. No descartamos que con algún libro podamos haber cometido un error de apreciación: bienvenidas todas las sugerencias

3. Recomendando libros. Hay que aconsejar los libros que uno ha leído. Cada persona y cada momento requieren un libro. Creo que especialmente en el caso de los jóvenes sólo cuando uno se ha ganado su confianza y ha acertado con recomendaciones anteriores, volverán a uno para preguntarle: ¿qué leo? Y entonces partiendo de la base del gusto de cada uno, se podrá orientar ese gusto hacia lecturas más complejas, más ricas, más bellas… Si hay personas de buen gusto y de mal gusto, también puede haber lectores de buen gusto y de mal gusto. Recomendar libros es una responsabilidad enorme y apasionante: es un asunto de amistad y confidencia. Y como en la amistad, el enriquecimiento es mutuo: recomiendas y te recomiendan. ¿O acaso ustedes no vuelven a leer a ese crítico literario que acertó con su apreciación de esa novela que después leyeron o hicieron caso a ese amigo que les dijo: “he leído un libro que sé que te va a encantar”? Porque para no matar lectores tempranamente ni quemar libros hay que conocer el alma de ese lector, no se puede incursionar en la intimidad de otra persona sin permiso. También el conocer muchos títulos permite encontrar el adecuado para cada situación. Cada libro tiene su momento y acertar con él es decisivo.

Si ustedes quisieran unirse a ese vivir de más que es leer, si quisieran hacerlo con nosotros, no duden en pasar por la oficina de asesoría bibliográfica y les informaremos de todas las posibilidades que hay: lectura individual en la recién inaugurada sala de lectura del primer piso, lectura en grupo en los clubes de lectura, lectura en voz alta en las veladas literarias, elaboración de reseñas, de listas de recomendados, sugerir la adquisición de tal o cual libro que consideran imprescindible… Tratándose de la lectura, las posibilidades son casi infinitas, como lo es el ser más en el caso del hombre: siempre se puede leer más, siempre se puede vivir más. ¡Buenas lecturas!

3 comentarios

Archivado bajo Interés general, Temas literarios