Archivo de la etiqueta: Novela estadounidense

Creer o no creer: esa es la cuestión


Por: Iván Garzón Vallejo* 

El Sunset Limited (PL 813.54 M123s) es uno de los últimos libros de Comarc MacCarthy que llegó a las librerías. La historia que narra es bastante simple. Todo transcurre en un pequeño apartamento neoyorkino. Allí conversan larga y apasionadamente un negro ex convicto y un profesor blanco. El tema, la religión. O mejor dicho, la vida toda. Aquél es alegre, optimista, una persona religiosa. El segundo, por el contrario, es escéptico, amargado, y a pesar de los cuestionamientos que le plantea su interlocutor no tiene ningún interés por revaluar sus creencias, cultivadas durante años de desencanto.

La conversación se prolonga porque el ex convicto le insiste al profesor que se quede en su modesto hogar, que no se vaya: teme que vuelva a la estación e intente nuevamente  arrojarse a las vías del tren. Por eso, para entretenerlo y persuadirlo, echa mano de lo que puede ofrecerle: le habla (y predica) acerca de sus creencias y convicciones religiosas, las cuales se fundan en la idea de que Dios salva y es capaz de levantar al ser humano de la miseria y la frustración, ofreciéndole una esperanza para comprender su existencia y darle sentido a su vida. Entretanto, el profesor no tiene más remedio que escucharlo, no sin cierta resignación. Acaso también porque no tiene nada mejor para hacer.

En el diálogo, cada uno le presenta al otro los argumentos de su propia fe. El negro, creyente sencillo y con talante de hombre renacido, esgrime argumentos que en su simpleza no son menos elocuentes que los del profesor, racionalista, incrédulo, pero sobre todo, necesitado de encontrar pruebas tangibles de la existencia de ese Ser Supremo en el que su amigo ocasional dice creer fervientemente. Él no las ve, no ha tenido una experiencia personal de fe. Y es que su cerrazón y prejuicios le impiden descubrir que la mejor prueba que este hombre básico tiene a mano para mostrarle es el testimonio genuino de su fe, esperanza y caridad.

En un diálogo intenso y dramático por pasajes, pues siempre nos acecha la posibilidad de la huida suicida del profesor, Cormac McCarthy logra presentar en este pequeño libro, escrito al modo de una obra teatral, una cuestión crucial en la historia humana: el dilema entre la fe y el ateísmo, la relación dialéctica entre creyentes y no creyentes, o mejor, las razones que tienen unos y otros para sostener una fe religiosa o una fe secular, y vivir conforme a la misma. Este tema cobra particular interés en nuestro tiempo, cuando se habla incesantemente del resurgimiento de las religiones en la escena global y en el ámbito público.

La lectura de El Sunset Limited le suscitará muchas dudas al lector, y es capaz de remover las certezas interiores que todos tenemos. Sobre la fe y sobre la increencia, sobre las razones que se pueden ofrecer para sostener una o la otra. Pero sobre todo, acerca de las consecuencias que estas convicciones traen para nuestra vida. Por eso nos importa tanto el diálogo entre estos dos desconocidos. Es que, en buena medida, nos sentimos identificados con la suerte de cada uno.

*Director Programa de Ciencias Políticas

Deja un comentario

Archivado bajo Temas literarios

Llenos de vida, de John Fante


Por: Carmen Ruiz

Alguien me ha sugerido que destierre esa nube de tragedia que cubre los últimos artículos que he escrito para este blog, así que he decido abandonar ese color nocturno y recomendar la lectura de un libro tan luminoso como Llenos de vida de John Fante.

Estamos en Los Ángeles a comienzos de los años cincuenta, la década en que se construyó el mito del american way of life. El protagonista, que se llama como el escritor y comparte algunos rasgos de su biografía pero que no es él, es un guionista de éxito que trabaja para la Paramount, tiene treinta años, ha renunciado a la rebeldía juvenil, se ha casado, se ha mudado a un barrio residencial y espera su primer hijo. “La casa era grande porque nuestros proyectos también lo eran. El primero ya estaba allí, un bulto en el vientre de la futura madre, un bulto de movimiento sinuoso, deslizante y escurridizo, como un nido de serpientes”. Ya desde el comienzo advertimos que Fante no sería Fante si no le diera la vuelta a este en apariencia ejemplo idílico del “sueño americano” con su humor corrosivo: la casa que acaban de comprar, símbolo de su prosperidad económica, está invadida por las termitas y, cuando el protagonista viaja al valle de Sacramento para pedir ayuda con las reparaciones de la casa a su padre, un albañil retirado y todo un personaje, su mujer decide convertirse al catolicismo.

He ahí la trama de esta historia sencilla, profunda, cotidiana y extraordinaria. Todo a la vez. Lo mejor del libro son los personajes, en especial los padres del protagonista: Fante los perfila con pocos trazos pero magistrales: “El reencuentro con mi madre era siempre la parte más difícil de mis visitas. Mi madre era de las que se desmayaban, sobre todo si la ausencia había sido superior a tres meses. Cuando no llegaban a tres, la situación estaba controlada hasta cierto punto. En estos casos se limitaba a tambalearse y hacer amagos de derrumbe, pero dándonos tiempo para sujetarla e impedir la caída. Una ausencia de un mes no acarreaba ninguna consecuencia. Lloraba un poco y lanzaba su habitual andanada de preguntas”. El viaje en tren que comparten padre e hijo cuando éste le va a buscar para que le ayude con las reformas de la casa es uno de los episodios más divertidos de la novela. Digno de ser leído. O el cómico padre Gondalfo, de quien recibe Joyce, la mujer del guionista, la instrucción religiosa para su bautismo. Es el polo opuesto del padre Brown de Chesterton.

La conversión de  Joyce aporta nueva luz a la relación del matrimonio, una vez que el Fante narrador se convence de que no es un capricho de embarazada: “Había pensado que era un antojo, una fantasía pasajera, pero Joyce no veía razón para ocultarlo. Desde el comienzo del embarazo había sentido la llamada de la religión, la necesidad de cambiar. Había ido creciendo con el niño. Al principio lo había ocultado, incluso se lo había ocultado a sí misma, pero el engaño la hacía desdichada, y se puso a leer, a investigar el misterioso y creciente apremio. (…) Yo estaba inquieto. – ¿Por qué te avergüenzas? –preguntó. ¿No eres tan liberal? Demuéstralo, aquí, en tu propia casa”.

Y es que Fante siempre hace reír, emociona y convence. Con su tono burlón y su estilo directo, ágil, natural, te implica en la historia mientras trata los temas más profundos: el amor a pesar de los distintos puntos de vista, las diferencias entre padres e hijos,  el éxito profesional, el misterio de la vida, la religión comprometida… Merece la pena leer esta novela tan “llena de vida”, inteligente, tierna y divertida. Toda una pequeña joyita literaria, aunque haya sido calificada de obrita menor. El escritor evita aquí la amargura y el mal gusto de algunos de sus libros más conocidos.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas literarios

En lugar seguro, de Wallace Stegner


Por: Carmen Ruiz

En lugar seguro fue la mejor novela que leí en el 2009 y que probablemente vaya a leer en mucho tiempo. La emoción  que me produjo y que en su momento no alcancé a descifrar me ha hecho volver a ella en estos días en los que trato de entender que la vida es terrible y maravillosa. Esto es lo que nos muestra la novela de Stegner, contando para ello la vida de dos matrimonios unidos por el hilo de oro de la amistad.

Durante la Gran Depresión dos jóvenes parejas coinciden en Madison (Wisconsin), en una pequeña universidad. Son muchas las cosas que inicialmente les unen: Charity Lang y Sally Morgan están esperando su primer hijo, y sus maridos Sid y Larry son profesores de literatura. Ambos luchan por consolidar sus respectivas carreras. A lo largo de más de tres décadas compartirán lealtad, amor, fragilidad, desacuerdos, inquietudes intelectuales…

En 1972, los Morgan visitan la colonia de veraneo de sus amigos en Vermont para el que saben será su último fin de semana junto a Charity. Larry, que es también escritor, rememora todos sus años de amistad y decide poner “en lugar seguro” el recuerdo de lo vivido. La expresión está tomada de un poema de Robert Frost con el que Stegner abre el libro: “Podría darlo todo al Tiempo excepto… excepto lo que yo mismo he retenido. Pero, ¿por qué declarar las cosas prohibidas con las que mientras la Aduana dormía he cruzado a lugar seguro? Porque Allí estoy ya, y de lo que no quise separarme lo he guardado”.

Novela de la emoción y de la razón, intensa en el qué y admirable en el cómo, esta novela termina así como un lugar clásico en la narrativa universal, la reunión de un conjunto de personas en torno a una muerte anunciada, en este caso la de Charity Lang, principio vital y fuerza en ocasiones tiránica de la relación a cuatro a lo largo de los casi cuarenta años que Larry Morgan alcanza a recordar, y cuyo adiós a la vida será un principio revelador,  permitirá que el novelista alcance a ver a los demás, y a sí mismo, en su justa y dramática dimensión. Me quedo con lo que dice con respecto a cómo valora su matrimonio, sus sueños en apariencia truncados por la temprana enfermedad de su mujer, cómo se da cuenta de “(…) que mis cadenas no son cadenas, que a lo largo de los años la enfermedad de Sally ha sido una triste bendición. Ha hecho de ella más de lo que era; le ha permitido darme más de lo que nunca hubiera sido capaz de darme teniendo salud; me ha enseñado, como mínimo, el alfabeto de la gratitud”.

En lugar seguro, imita a la vida en lo que de cruel y fantástico tiene. Es literatura en estado puro. Con ella Libros del Asteroide comenzó hace dos años la publicación de la obra de Walace Stegner inédita hasta entonces en español. En estos dos últimos años, han ido apareciendo dos libros más: Ángulo de reposo, que recibió el Premio Pulitzer en 1971, y  El pájaro espectador, novela con la que obtuvo el National Book Award en 1976.

Puedes encontrarlo en el cuarto piso de nuestra biblioteca con el número

813.5 S817e 2009

 

Deja un comentario

Archivado bajo Temas literarios