Archivo de la etiqueta: Libros y lectura

Las Biblioestaciones: un espacio no convencional de lectura


Por: Viviana Hernández Monroy

En los metros de algunas ciudades como Madrid, Santiago de Chile o Medellín, se han abierto puntos de préstamos de libros y lecturas para que los usuarios puedan leer durante sus desplazamientos en el transporte público. Son los llamados Bibliometros. Gracias a este servicio de pequeñas bibliotecas, ciudadanos de todos los niveles sociales pueden acceder a libros que, sin duda alguna, se convierten en una especie de antídoto para el estrés con el que se vive en las grandes ciudades.

 La ciudad de Bogotá ofrece desde el año 2008 un servicio similar en algunas estaciones y portales de TransMilenio. Estas Biblioestaciones forman parte de un gran proyecto liderado por Fundalectura, con el apoyo de la Secretaría de Educación, para promocionar y difundir la lectura en espacios no convencionales dentro de la ciudad.

 biblioestacion portal suba

Imagen tomada de : http://fundalectura.org/?module=proyecto&ms=13

Cada Bibloestación cuenta con cerca de mil libros de literatura e informativos para usuarios de todas las edades. Por su parte, un equipo de promotores de lectura se encarga de afiliar a las personas interesadas en este servicio, recomendar lecturas y  realiza el préstamo de los libros[1].

¿Dónde se encuentran?

  • En los Portales de: Usme, Américas, Suba y Sur.
  • En las Estaciones: Ricaurte y Av. Jiménez.

mapa biblioestaciones

Imagen tomada y modificada de: https://goo.gl/6rPNxr

 ¿Cómo funciona?

 El préstamo de los libros es gratuito.

  • Se pueden llevar en préstamo hasta 3 libros.
  • El préstamo de los libros es por 15 días y pueden ser renovados una vez por otros 15 días hábiles.
  • No es obligatorio devolver los libros en la estación en donde se solicitó el préstamo, se pueden entregar en la estación más cercana al usuario
  • El horario de servicio de las Bibloestaciones es de lunes a viernes de 3:00 p.m. a 8:00 p.m. y los sábados de 10:00 a.m. a 2:00 p.m.[1] 

    Servicios de promoción de lectura como estos no serían posibles si no se involucra a la ciudadanía, pues es el voz a voz lo que hace que cada día más personas se interesen por la lectura y se beneficien con este tipo de alternativas disponibles para todos.

     

[1] Fundalectura. Consultado el 9 de abril del 2016. (Online). Disponible en:http://fundalectura.org/?module=proyecto&ms=13

[2] SITP. Consultado el 11 de Abril de 2016. (Online). Disponible en: http://www.sitp.gov.co/Publicaciones/biblioestaciones_mas_libros_para_mas_lectores

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general

Libro del mes


La Biblioteca recomienda el libro del mes

Febrero 2016

NATALIA SANMARTIN FENOLLERA

EL DESPERTAR DE LA SEÑORITA PRIM

Barcelona: Planeta, 2013

Solicítelo como PL-E 863.7 S227d

“Prudencia Prim ha decidido abandonar su absorbente empleo en una empresa e irse al pueblo de San Ireneo de Arnois, contratada por el Hombre del Sillón para que ponga orden en su extensa biblioteca. Poco a poco, Prudencia empieza a relacionarse con los habitantes del pueblo y a descubrir las claves de su estilo de vida sencillo, alejado del ritmo de la vida moderna y abierto a la religión. La señorita Prim se siente muy atraída por el Hombre del Sillón, “un converso del escepticismo”, con el que mantiene no pocas escaramuzas dialécticas. Notable debut literario de la autora, con una novela diferente, un tanto almibarada a veces, y un argumento que cuestiona determinados valores de la cultura contemporánea y reivindica la cultura clásica”.

(Tomado de : https://www.aceprensa.com)

el-despertar-de-la-senorita-prim

Deja un comentario

Archivado bajo Temas literarios

Libro físico Vs Libro electrónico ¿con cuál te quedas?


Por Catalina Casteñeda Vallejokindle-381242_1280

La era tecnológica ha llegado para quedarse y hoy en día vemos que los principales usuarios de la Biblioteca hacen parte de la “Generación Y” llamados también “Millennials” (1985-1992) y la “Generación Z” llamados “nativos digitales” (1992-actualidad).

Es por esto que atendiendo a sus necesidades, la Biblioteca cuenta con colecciones físicas y electrónicas. Actualmente en formato físico tiene un acervo aproximado a 69.358 libros en todas las áreas del conocimiento y en formato electrónico de 133.073 títulos disponibles en texto completo, a través de bases de datos como E-book Academic, Bibliotechnia, Librisite entre otros.

También vale la pena mencionar los beneficios y desventajas de cada formato con el fin de que ustedes escojan el que mejor se ajuste a sus preferencias. Lo importante es mantener hábitos de lectura y generar nuevo conocimiento que nos permita ser personas críticas que aporten a la sociedad.

Libros físicos

Ventajas

  • Se tiene mayor control de la lectura y de su avance.
  • Se puede leer con tranquilidad en espacios públicos, ya que no es común su robo.
  • Se puede llevar a cualquier lugar y leer cuando se desee.
  • La información impresa es avalada por pares académicos y/o casas editoriales.

Desventajas

  • Ocupa mucho espacio.
  • Se deterioran a través del tiempo.
  • Dependiendo del tamaño y peso de los libros, puede causar cierta incomodidad.

Libro electrónico

 Ventajas

  • No requiere un espacio físico para su almacenamiento, ya que en un solo dispositivo electrónico se puede guardar gran cantidad de libros.
  • Son portátiles.
  • Se adquieren fácilmente por internet.
  • Algunos ofrecen herramientas adicionales como resaltar, hacer notas, poner separador, entre otras.
  • Manejan hipertextos, que te remiten a otros documentos similares.

Desventajas

  • Inseguridad en sitios públicos. Tienen alto índice de robo los aparatos tecnológicos.
  • Sin el hardware y software necesarios no se pueden visualizar.
  • Su disponibilidad está sujeta a la batería del aparato electrónico en el que se visualice y a la rapidez con la que cargue.
  • Cualquier persona puedes escribir en internet y la calidad de la información es difícil de controlar.

Personalmente, pese a ser parte de la “Generación Y”, prefiero el libro físico. Considero que no hay nada más emocionante que la sensación de pasar las hojas y sentir el olor característico de ellos dependiendo su antigüedad. También permite recrear la imaginación al poder transportarse a lugares indescriptibles y adentrarse en aquellas historias interesantes.

Finalmente, la invitación es a que escojan el formato que se acomode mejor a sus necesidades. Lo más importante es que no dejen de leer, este hábito ayuda a aumentar su agilidad mental y a favorecer sus relaciones sociales. Aprovechen las vacaciones en compañía de su familia, amigos y un buen libro.

Si desean conocer un poco más sobre las bondades de cada formato los invito a consultar los siguientes libros que se encuentran disponibles en la biblioteca:

El libro electrónico en la universidad : testimonios y reflexiones. Miguel Gama Ramírez; Patricia Hernández Salazar pról. 2006 No. Clasificación 027.7 L697

Elogio del libro en papel. Antonio Barnés Vázquez. 2014 No. Clasificación 002 B262e

Historia del libro. Albert Labarre. 2002 Recurso electrónico.

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general

¿Y ustedes… qué leen en las vacaciones?


Por Carmen Ruiz

Imagen tomada de: http://bit.ly/1oGiEKD

“Las lecturas de verano son diferentes de las lecturas de invierno, como las de día lo son de las que hacemos por la noche. Algo en el aire y la luz que nos rodea afecta al texto y su comprensión, y todo lector sabe que no es lo mismo leer una novela que nos deleita tendido en el pasto, al sol, que leerla acurrucado bajo una manta en la penumbra de un cuarto invernal”. ¿Están ustedes de acuerdo? Estas palabras del escritor, traductor y editor argentino-canadiense Alberto Manguel, que aparecen en su artículo “Llega la hora de leer sin reloj”, me han tenido pensando en los últimos días. Les diré por qué.

 Quizá sea porque coincidió que en ese momento estaba terminando de leer Una biblioteca de verano, de Mary Ann Clark Bremer. Un libro breve y autobiográfico en el que la autora rememora el verano de 1946 en un pueblecito francés, donde habían transcurrido los veranos de su infancia junto a su tío Marcel quien le inculcó el amor a los libros. Una vez terminada la guerra, y tras perder a sus padres y a su tío, Mary Ann regresa al lugar, se instala en la casona familiar, organiza la biblioteca y pone a disposición de los vecinos sus libros. Redescubre entonces el valor de la lectura, el poder curativo de la conversación, así sea “con los difuntos” (los escritores), en palabras de Quevedo, y la importancia de recomendar el libro adecuado, a la persona adecuada, en el momento adecuado. Poco a poco, a través de los libros, se van creando lazos de amistad y confianza y esta “bibliotecaria de verano” se convierte en una parte fundamental de comunidad.

 O quizá sea porque el artículo de Manguel me transportó de nuevo al mundo mágico de La librería ambulante, una novela para viajar sin prisas, de paisajes idílicos, en el que el tiempo parece haberse detenido… Una historia, por cierto, muy divertida, que nos habla también de los encuentros y desencuentros que se producen entre los libreros, los libros y los lectores. El caso es que llevo días dándole vueltas al tema de las lecturas, el tiempo y las vacaciones.

 “Los libros de nuestras vacaciones llevan consigo, quizás más que cualquier otro, trazas de memoria”, dice Manguel. No podría estar más de acuerdo. ¿Acaso no asocian ustedes de manera irremediable un determinado título a un lugar, una estación del año o una persona? Creo que eso es posible porque lo leímos sin mirar el reloj, porque sentíamos que teníamos todo el tiempo por delante para enfrascarnos en esa historia. Y eso sólo sucede en vacaciones, cuando hay carta blanca entregarse al ocio.

Sin embargo, creo que no existe la etiqueta de “novela perfecta para las vacaciones”. Mis casi diez años dedicada a la apasionante tarea de recomendar literatura, primero como librera, ahora como bibliotecaria, me han enseñado que los gustos de los lectores, lo que buscan para leer durante sus vacaciones o los libros mismos escapan continuamente a cualquier clasificación previa. Por eso, cuando en la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada pensamos en las sugerencias de lecturas que publicamos en nuestro boletín de vacaciones, elegimos los títulos con cuidado, procurando que haya un poco de todo: aventuras, alguna historia de la vida diaria, una novela histórica, un libro que eche a volar la imaginación o alguna pequeña joya literaria que requiere tal vez más esfuerzo… Todo con la intención de acertar con el libro para cada persona, para cada momento. Y así, ocurren casos tan inverosímiles como el recuerdo que yo guardo de la lectura de Anna Karénina al borde de una piscina, recién terminados mis estudios universitarios. Fue un descanso verdadero para mí, pero dudo de que a alguien se le ocurriera decir a priori que el libro escrito por Tolstoi es una novela “descansante”. ¿Cuáles serán –me pregunto– esos libros descansantes? ¿Buscan los lectores descansar? ¿Con qué historias descansan? ¿Y ustedes… qué leen en las vacaciones?

 Bibliografía:

  • Clark Bremer, Mary Ann. 2012. Una biblioteca de verano. Cáceres: Periférica.  Solicítelo como: PL 813.5 B836u.
  • Morley, Christopher. 2012. La librería ambulante. Cáceres: Periférica.  Solicítelo como: PL 813.52 M864l.
  • Manguel, Alberto. 2014. “Llega la hora de leer sin reloj”. En línea: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/09/babelia/1404924975_405110.html
  • Manguel, Alberto. 2007. La biblioteca de noche. Bogotá: Norma.  Solicítelo como: 028.9 M277b.
  • Manguel, Alberto. 1999. Una historia de la lectura. Bogotá: Norma Solicítelo como: 028.9 M277u.
  • Tolstoi, León. 2006. Anna Karénina. Madrid: Cátedra.  Solicítelo como: PL 891.73 T654a 2006.

 

1 comentario

Archivado bajo Temas literarios

Más allá de los índices de lectura


Por: Adriana Bello

Semanas atrás durante la inauguración de tres bibliotecas públicas que hacen parte del proyecto nacional de fomento a la lectura y escritura Leer es mi cuento, la Ministra de Cultura Mariana Garcés mostro su preocupación por el bajo índice de lectura en la actualidad en Colombia: “Hoy en día el 30% de los hogares colombianos no tiene libros, el promedio de lectura de la población es de dos libros al año”.

leer es mi cuentoEsta situación ha sido un tema importante en los debates y en los objetivos del gobierno del presidente Juan Manuel Santos, quien ha propuesto subir estos índices a por lo menos 3,2 libros al año. Por esta razón, se ha dado prioridad a la ejecución del plan nacional en el que el gobierno ha invertido 142.000 millones de pesos equivalentes al 32% del presupuesto total del Ministerio, dando prioridad a municipios que han sido víctimas de la violencia y con bajo presupuesto económico.

De igual manera, la Ministra resaltó el papel de la sociedad en el fomento de la lectura en los municipios, pues no es una tarea exclusiva gobierno sino que hace parte de un proyecto en conjunto en donde los padres son el pilar en el proceso de motivación de la lectura en sus hijos.

Pero, de manera más específica, ¿cuál es el papel de las bibliotecas en este proceso?. Las bibliotecas tienen un rol importante pues son el eje de todo el proyecto: ellas deben crear los espacios para fortalecer en el usuario la comprensión y el análisis de textos y propiciar de esta manera hábitos de lectura más consistentes en la población colombiana.

De igual manera, las bibliotecas deben crear espacios de comunicación e intercambio de ideas para estrechar el vínculo con la comunidad en donde se está trabajando y vislumbrar de esta manera las necesidades y características esenciales del municipio. Así, la promoción de lectura en colegios, cárceles, albergues y zonas de conflicto se puede realizar en conjunto con todas las instituciones que rodeen la zona geográfica a trabajar.

Finalmente, es importante integrar a la comunidad de manera más directa creando espacios de apropiación e identidad en clubes de lectura o encuentros literarios. En estos lugares se fortalecen los detalles más pequeños de lectura y se moldean gustos y motivaciones específicos en el usuario generando un vínculo más estrecho entre la biblioteca y el individuo.

Dado lo anterior, pienso que la solución no está en aumentar un índice de lectura en 3,2 libros al año, sino en dar profundidad a los procesos que se necesitan para llegar a ese objetivo partiendo del aporte y aprendizaje que se obtiene desde el núcleo familiar, la educación y las bibliotecas generando espacios y proyectos de promoción de la lectura donde no solo se enseña a leer sino a comprender, analizar, comunicar y, lo más importante, amar los libros y la lectura.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

Biblioteca Octavio Arizmendi Posada: dos años de lecturas en compañía


Por: Carmen Ruiz

Hace unos días terminé la lectura de Signatura 400, el sorprendente debut literario de Sophie Divry, una joven bibliotecaria francesa. Este librito, que puede encontrarse ahora en las librerías de Bogotá y en nuestra biblioteca (PL 843.92 D618s), convierte un monólogo desesperado, casi sin respiración (no hay un solo punto y aparte), en un canto de amor por los libros. La narradora ni siquiera tiene nombre, nadie habla con ella, salvo para pedirle libros en préstamo, se pasa los días ordenando y clasificando libros en el sótano de una biblioteca de provincias. Lleva media vida así, está envejeciendo. Neurótica, antipática, solitaria, doliente, lúcida… De sus ácidas críticas sólo se salvan la buena literatura, siempre de autores muertos, y los buenos lectores. Si no les gusta el humor negro y corrosivo, les aconsejo no leer esta historia; si, por el contrario, digieren sin problema la acidez bien escrita (porque esta bibliotecaria es una gran narradora), gozarán como yo de sus comentarios. Algunos de ellos, por ejemplo, los que hace sobre Melvil Dewey y su sistema de clasificación son verdaderamente desternillantes. Además, comparto con ella que “la lectura es, junto con la amistad, uno de los recursos más eficaces para sobrellevar el dolor de la pérdida. Nos ayuda, en general, a elaborar el duelo por los límites de nuestra vida, los límites de la condición humana” (Didier Anzieu).

¿Por qué elegir entre la lectura y la amistad? La protagonista de Signatura 400 parece haber renunciado a los demás. “Dedico este divertimento a todas aquellas y todos aquellos que siempre encontrarán más fácilmente un hueco en una biblioteca que en la sociedad”, escribe Sophie Divry al comienzo de la novela. Creo que los que vivimos y trabajamos entre libros nos sentimos aludidos. Pero una biblioteca siempre será también un buen lugar para empezar algo con alguien. Por ejemplo, un club de lectura. La lectura exige soledad, el club de lectura exige compañía. En la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada llevamos ya dos años leyendo en compañía de otros y forjando amistades en torno a la lectura. Cuando alguien tiene dudas acerca de apuntarse a alguno de los grupos de lectura le pregunto: “¿Te gusta leer? ¿Te gusta tener a alguien con quien comentar tus lecturas?” Si las dos respuestas son afirmativas es un candidato perfecto para un club de lectura, porque éste satisface los dos deseos, congregando a sus miembros una vez al mes para debatir, con la guía de un especialista en literatura, una lectura común.

Invitación a la VIII Velada LiterariaYa he dicho en este blog que leer es vivir de más. Leer con otros es todavía más enriquecedor. Descubrir la dimensión de una novela en boca de una decena de personas después de haber sido leída por una veintena de ojos es una experiencia única. Y vaya que sí hemos vivido de más a lo largo de estos dos años de lecturas en compañía de estudiantes, de administrativos, de profesores, de hijos de empleados… Hemos leído con toda la comunidad universitaria. Con los que hayan querido, por supuesto, porque la lectura, como la amistad, sólo es posible en libertad. Pero cada vez han sido más los que querían leer con nosotros, así que desde la Biblioteca fuimos poniendo los medios a nuestro alcance para que esto pudiera darse. Desde todas sus áreas: Gestión de Colecciones, se aseguró de facilitar con la debida antelación ejemplares suficientes del libro que se iba a comentar en cada club para que los asistentes no tuvieran que comprarlo, el área de Servicios, se volcó en dar a conocer puntualmente las diferentes actividades relacionadas con la lectura, habilitamos en el primer piso un espacio acogedor que invitara a leer, conseguimos que Bienestar universitario financiara refrigerios para las reuniones, etc., etc. Ha sido un trabajo apasionante y en equipo con el apoyo incansable del Director de la biblioteca, integrante él mismo de uno de los grupos de lectura. El área de Asesoría bibliográfica no habría podido sacar adelante esto sola. El resultado salta a la vista: más de 40 sesiones de clubes de lectura, 8 veladas literarias realizadas. Empezamos en marzo de 2011 con un club de lectura para estudiantes de pregrado; terminamos el primer semestre del 2013 con  5 reuniones mensuales en la Biblioteca ya consolidadas que giran alrededor de la lectura:

 – Club de lectura de estudiantes I, que se reúne los terceros viernes de cada mes a mediodía.

– Club de lectura de estudiantes II, que se reúne los primeros lunes de cada mes a las 5.00 pm.

Club de lectura de profesores, que se reúne los últimos viernes de cada mes a mediodía.

Club de lectura para jóvenes lectores de 11 a 15 años (hijos de empleados y de estudiantes de postgrado), que se reúne los primeros sábados de cada mes a las 10.00 am.

Velada literaria de lectura en voz alta, los primeros viernes de cada mes a las 5.00 pm.

A lo largo de estos dos años, hemos leído en la compañía de 60 estudiantes de pregrado, 30 profesores y 10 hijos de empleados. Hemos leído a los mejores escritores del panorama literario actual nacional, como Héctor Abad Faciolince, e internacional, como Cormac McCarthy. Hemos vivido otras vidas que de otra manera no hubiéramos podido, hemos viajado en el espacio (a China con Cisnes salvajes)  y en el tiempo (a la Edad Media con Carta al rey). Hemos leído historias que nos han ayudado a entender mejor el mundo que nos rodea: El atentado de Yasmina Khadra, por ejemplo, nos arrojó luz acerca del conflicto árabe-israelí. Con Sostiene Carta al ReyPereira de Antonio Tabucchi debatimos en torno a la incorruptibilidad moral de un periodista que enfrenta la tiranía lazarista en la Lisboa de los años 30, un debate que bien podía trasladarse a los medios de comunicación contemporáneos. Tratamos el problema de la educación de la mano de Markus Orths y su Sala de profesores, el mundo académico y el matrimonio con En lugar seguro de Wallace Stegner, la amistad, la traición y el perdón con Amir y Hassan en el Kabul de los 70 (Cometas en el cielo), nos hemos abismado en la oscuridades del alma humana con la despiadada escritura de Capote y su relato de no-ficción, A sangre fría… Páginas y páginas de buena literatura que nos han ensanchado la mente y el corazón y que resulta imposible resumir en diez títulos. Continuaremos viviendo de más,  leyendo en compañía de todos los que quieran el próximo semestre. Nos esperan nuevos libros. Les iremos avisando a su debido tiempo. Si alguno de ustedes desea conocer más sobre el tema de los clubes de lectura, recomiendo dos libros que están en la biblioteca:

1. Leer y conversar: una introducción a los clubes de lectura (028.9 A662l)/ Jesús Arana Palacios y Belén Galindo Lizaldre. Gijón: Trea, 2009.

2. Clubes de lectura: obra en movimiento (028.9 C314c)/ Óscar Carreño. Barcelona: UOC., 2012.

Deja un comentario

Archivado bajo Eventos institucionales, Interés general, Temas literarios

Top 10: la literatura más consultada en la Biblioteca (2012 -mayo 2013)


Por: Sergio Martínez

Presentamos el top 10 de los libros de literatura más consultados por la comunidad universitaria desde 2012 hasta mayo de 2013

Es muy grato reconocer la forma como la comunidad universitaria aprovecha la amplia selección literaria que la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada pone a disposición de todos sus miembros. Estos son los resultados:

 

#

Título

Autor

Datos de publicación

Solicítelo como…

1

Blanca como la nieve roja como la sangre

D’Avenia, Alessandro

Barcelona : Random House Mondadori, 2010.

PL 853.92 D246b

2

El olvido que seremos

Abad Faciolince, Héctor Joaquín 1958-

Bogotá : Planeta, 2010.

PL-C 863.44 A116o 2010

3

Una pantera en el sótano

Oz, Amos 1939-

Madrid : Siruela, 2007.

PL 892.436 O99u

4

El Sunset Limited

McCarthy, Cormac 1933-

Barcelona : Mondadori, 2012.

PL 813.54 M123s

5

El atentado

Khadra, Yasmina

Madrid : Alianza, 2012.

PL 843.914 K45a 2012

6

Aprender es un cuento

Varios 

[Bogotá] : Continente, 2008.

I 808.0683 A654

7

El curioso incidente del perro a medianoche

Haddon, Mark 1963-

Barcelona : Salamandra, 2012.

PL 823.91 H127c 2012

8

La sala de profesores

Orths, Markus 1969-

Barcelona : Seix Barral, 2011.

PL 833.92 O77s

9

Cisnes salvajes : tres hijas de China

Chang, Jung 1952-

Barcelona : Circe Ediciones, 2004.

PL 895.135 C456c 2004

10

El niño perdido

Wolfe, Thomas 1900-1938

Cáceres : Periférica, 2011.

PL 813.52 W855n 2011

Y ustedes, ¿cuáles han leído?, ¿han asistido a algún Club de Lectura?, ¿conocen nuestras veladas literarias? ¡Anímense! ¡No saben lo que se están perdiendo!

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general