Archivo de la etiqueta: Cita a ciegas

La segunda edición de la “Cita a ciegas con un libro” vuelve a sorprender a los lectores de la Biblioteca


Por Ángela Suárez Orellano
Coordinadora de Promoción de Lectura
Biblioteca Octavio Arizmendi Posada

Por segundo año consecutivo nos propusimos acercar la literatura a la comunidad universitaria a través de la actividad Cita a ciegas con un libro. Envolvimos más de 200 libros dejando tres pistas sobre su contenido y los expusimos durante todo el mes de septiembre. La tarea involucró esfuerzos de la jefatura de Servicios y la coordinación de Promoción de lectura de la Biblioteca durante varias semanas para garantizar que los títulos fueran variados, que incluyeran temáticas para todos los gustos, que los espacios fueran atractivos y que las pistas fueran sugerentes.

cita a ciegas

Agendamos 222 citas, en dos sedes de la Universidad: el Campus de Chía y la Sede de la Calle 80. Además, organizamos dos encuentros para permitir que los lectores compartieran sus experiencias. Primero nos reunimos en la tarde del 28 de septiembre en la Sala de promoción de lecturas de la Biblioteca, y escuchamos durante tres horas a estudiantes con quienes compartimos unas onces. Días después, el miércoles 3 de octubre, almorzamos con empleados de la Sede de Calle 80. La comida, aunque no es el centro de la actividad, es muy importante, porque aporta el toque de calidez que permite que las personas entren en confianza y se decidan a abrir el corazón y la mente. Así vimos cómo personas que al entrar no eran más que desconocidos entre sí abrazados cada uno a su libro, salían de la reunión “abrazados”, cómplices, e incluso amigos.

Las reacciones han sido tan variadas que es imposible resumirlas, pero aquí compartimos algunas impresiones generales, cuidando la intimidad de los participantes. Muchos reconocieron que no habrían leído un libro como el que les tocó si no hubiera sido así, envuelto y de sorpresa. En ese sentido, la mayoría estaba agradecida porque esta actividad les abrió la puerta a nuevos estilos literarios, nuevos temas y nuevos autores. Algunos manifestaron que dejaron de leer un libro porque no “hicieron clic”, y sacaron otra cita. Otros, aunque no sintieron que hubieran hecho “match” se comprometieron hasta el final y acabaron el libro. También había algunos que “stalkearon” un poco al autor y el contenido del libro, para ver si valía la pena intentarlo. También había quien reconocía que aunque no había terminado el libro, definitivamente “iban a seguir quedando” hasta que lo terminaran o a buscar más cosas del mismo autor.  Y hubo quienes hicieron “cambio de parejas” después de oír que otros habían leído historias que les interesaban. Un gran número de los lectores encontró similitudes entre lo que leían y su vida. La señora que siempre está metiéndose en la vida de los vecinos, el jefe abusivo, el amigo despistado, la mujer enamoradiza, el hombre simplón, personajes de la literatura que también circulan por nuestros caminos y de los que es válido aprender y reírse con ellos, pues uno termina por comprenderlos y quererlos.

Todo esto nos permitió reflexionar sobre cómo nos comportamos cuando conocemos a nuevas personas –en el plano amoroso o no– por ejemplo, si les permitimos contar toda su historia o no, si pedimos antes información de amigos (o redes sociales), y si agendamos nuevas citas con quien nos gusta. O le presentamos a otros amigos con la convicción de que conectarán enseguida. Y sobre la disposición que tenemos para desprendernos de las etiquetas y dejarnos llevar por lo que otros tienen que contarnos, brindándoles nuestro tiempo y un lugar en nuestra vida interior donde habitar.

Esperamos que el próximo año siga creciendo el número de lectores valientes que se animan a desprenderse de sus prejuicios y leer un libro sin ver su portada. Y también a compartir sus lecturas con otros, permitiéndose conocer otras formas de leer el mismo libro, y nuevos libros que esperan ansiosos por ser descubiertos.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Temas literarios

Cita a ciegas con los libros en la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada


Por: Carmen Ruiz

Durante el mes de septiembre en la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada quisimos motivar a la comunidad académica a acercarse a la literatura de una manera especial.

20170918_083354

Aprovechando la ocasión que el mes del amor y la amistad nos daba, y pensando que leer un libro es, en efecto, un encuentro con otras personas y otros mundos, quisimos concertar «citas» entre libros y lectores valientes. De nuestra parte, la iniciativa consistió en seleccionar y forrar libros de nuestra colección de Promoción de Lectura, que es donde se ubican nuestros recomendados literarios. Los usuarios, por su parte, recibían solo 3 palabras como pista del contenido de un libro que solo descubrían al llegar a casa. Inicialmente, seleccionamos 100 ejemplares procurando que hubiera géneros que representaran a todos los gustos. Y nos llevamos la grata sorpresa de que en dos días, ¡ya se habían agendado las 100 citas! Preparamos 100 libros más para la siguiente semana, que tampoco esperaron mucho antes de ser escogidos por usuarios ávidos de nuevas historias.

Ante tal éxito decidimos que la Velada Literaria del mes de septiembre girase en torno a la pregunta: ¿cómo te fue en tu cita a ciegas? Y como esperábamos contar con la participación de muchos lectores extendimos el horario habitual. El viernes 29 de septiembre nos reunimos de 3:00 p.m. a 7:30 p.m. a escuchar a estudiantes, profesores y administrativos que se habían dado la oportunidad de sacar en préstamo un libro sin conocer siquiera su título.

Durante este tiempo desfilaron más de cuarenta personas con historias sinceras sobre sus «citas». Ha sido emocionante comprobar cómo el «destino» ha juntado al libro adecuado con la persona adecuada en el momento adecuado. Alguien en proceso de duelo se encontró con el único ejemplar de Una pena en observación; otra persona escogió a ciegas el libro que llevaba años queriendo leer: El atentado, leerlo le había ayudado a comprender situaciones importantes en su vida; ese mismo título había llegado como por arte de magia a varios estudiantes de Ciencias Políticas; un estudiante confesó con mucha gracia que un libro que jamás hubiera elegido por su aburrida portada (Sostiene Pereira) le estaba sorprendiendo gratamente; un estudiante de Comunicación estaba encantado de haber conocido a la señorita Prim, una estudiante de Ingeniería  hablaba de la distopía El dador como si fuera la aventura más apasionante que hubiera vivido; dos administrativas lectoras habían buscado a Dora Bruder por París como si hubieran sido sus mamás y haciendo memoria de sus vidas también; otra estudiante había sentido lo mismo que Kónrad con Chopin (El último encuentro)… Y así tantos otros encuentros inesperados y afortunados para los que aceptaron nuestro reto de arriesgarse a tener una cita a ciegas con un libro. Todos han pedido repetir la experiencia porque ¿quién sabe? Puede ser amor a la primera página, o al tercer capítulo

Deja un comentario

Archivado bajo Temas literarios