Archivo de la etiqueta: Bibliotecarios

¿Sabe usted quién fue el Primer bibliotecario en Colombia?


Por: Alba Teresa Correa M.

Manuel del Socorro Rodríguez de la Victoria fue un periodista e intelectual cubano, hijo de don Manuel Baltasar Rodríguez y doña María Antonia de la Victoria.  Nació en Bayamo el 3 de abril de 1758 y murió en Santafé de Bogotá, el 3 de junio de 1819.  Dada la condición de su familia, que no gozaba de abundantes bienes pero sí de una gran estima entre los habitantes, el padre de la parroquia del Santísimo Salvador de Bayamo nombró a Manuel del Socorro como acolito de la iglesia de San Juan de Evangelista, permaneciendo en este cargo por seis años.

El deseo de compartir sobre este personaje, es porque sorprenden sus múltiples aptitudes, su capacidad para adaptarse a una variedad de circunstancias que propiciaron también su creatividad.  Estas cualidades le facilitaron el desempeño de diferentes funciones como ejercer el magisterio, la carpintería, la talla de madera, oficios aprendidos de su padre.  Su deseo constante por cultivarse lo llevaron a  estudiar por cuenta propia, el dibujo, la pintura, el arte de la caligrafía y las humanidades, por la que sintió una verdadera pasión.  Además leyó y escribió cinco horas diarias, que aportaron a su preparación para la labor que ejercería en la Nueva Granada.

Su padre murió cuando él era muy joven, pero esto no impidió que asumiera la responsabilidad de sus dos hermanas y de su madre.  En 1784, se trasladó a Santiago de Cuba, donde fue evaluado en humanidades y consiguió una pensión anual de 180 pesos, otorgada por la Corte en 1789.  Allí conoció y estableció amistad con el  brigadier José de Ezpeleta, quien fue nombrado en 1789 virrey de la Nueva Granada, e invitó a Rodríguez a que viajara con él a la Nueva Granada.  Ambos llegaron a Santafé de Bogotá en 1790. 1

Este viaje fue una oportunidad para que Manuel del Socorro fuera nombrado bibliotecario público de la Real Biblioteca de Santafé de Bogotá, con una asignación anual de 400 pesos.  También se le atribuye la fundación de diversos periódicos, por lo que se le considera “el prócer del periodismo en Colombia”. Vivía pobremente, en un cuarto que adecuó como vivienda en la misma Biblioteca, y desde su posesión se dedicó a recontar, inventariar y reorganizar los fondos bibliográficos, y a profundizar y escribir sobre los temas que le interesaban.  Él ocupó el cargo de Bibliotecario hasta su muerte.

Se desempeñó también como una especie de informante-servidor del rey Fernando VII.  Su obra permitió inscribirlo dentro del proyecto ilustrado revolucionario de la Nueva Granada, y a su vez se convirtió en una fuente de información para entender la reforma educativa emprendida por el entonces fiscal Francisco Antonio Moreno y Escandón, el problema urbano y el de la salud entre otros. 2

           “Al poco tiempo de estar viviendo en la capital del Virreinato, Rodríguez fundó, junto con algunos caballeros y damas de la clase alta, la tertulia Eutropélica, en la que además de dar a conocer sus escritos, se estudiaban diversos temas relacionados con las humanidades. De allí nació la idea de fundar el Papel Periódico de Santafé de Bogotá, con el cual se inició formalmente el periodismo en Colombia. El semanario vio la luz pública el viernes 9 de febrero de 1791 y, sin interrupción, aparecieron 265 números de ocho páginas, en formato de octavo, hasta el 6 de enero de 1797. Su dirección y edición siempre corrió a cargo de Rodríguez. Inicialmente fue hecho en la imprenta de Bruno Espinosa de los Monteros, posteriormente, en la Imprenta Patriótica de Antonio Nariño, y en 1794, debido al destierro del Precursor, volvió a la Imprenta de Espinosa. Pese a las dificultades técnicas, económicas y de distribución, el periódico fundado por Rodríguez fue un importante canal de expresión de los granadinos y, en especial, de los santafereños. Allí escribieron algunos de los más connotados próceres: Antonio Nariño, Francisco Antonio Zea, Francisco José de Caldas, entre otros. La temática abordada por el semanario fue diversa: la vida cotidiana y social de las colonias, el rescate de ciertos valores literarios coloniales como el poeta Hernando Domínguez Camargo, la actividad militar y civil de la metrópoli y sus posesiones, los desarrollos de la ciencia y el saber”3

A parte de la poesía epigramática (compilada en diversos tomos que comprenden la obra Antología o Colección de Epigramas de la cual se conservan manuscritos inéditos en la Biblioteca Nacional de Colombia), los demás textos de Manuel del Socorro resultan abiertamente documentales sobre elementos y formas de la vida cotidiana neogranadina y a la par presentan una crítica a las ideas políticas promovidas por la Revolución Francesa; así en su producción literaria se refleja “la crisis del pensamiento colonial español y la apertura a otras formas de pensamiento”

Esta frase fue la que motivo mi interés para escribir este artículo :

“Tal vez nunca existió alguien más fiel a una biblioteca. Desde el momento
de ocupar su puesto como bibliotecario, permaneció en ella durante 28 años,
hasta morir en una de sus salas” 4
 

Lea el artículo “Manuel del Socorro de Rodríguez: la poesía del bibliotecario” http://www.bibliotecanacional.gov.co/content/manuel-socorro-de-rodr%C3%ADguez-la-poes%C3%AD-del-bibliotecario

Obras que se pueden consultar sobre este personaje en  la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada:

  • 920.2 C118d. Don Manuel del Socorro Rodríguez: itinerario documentado de su vida, actuaciones y escritos / Antonio Cacua Prada.
  • 920.5 O87d. Don Manuel del Socorro Rodríguez / Gustavo Otero Muñoz

  1. http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/rodrmanu.htm
  2. Otero Muñoz, Gustavo. Don Manuel del Socorro Rodríguez: Homenaje en el II centenario de su nacimiento. Bogotá: Imprenta del Banco de la República, 1952
  3. http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/rodrmanu.htm
  4. http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/biografias/rodrmanu.htm

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general

Qué es la Bibliotecología en 5 imágenes


Por Ricardo Vargas

La bibliotecología es la ciencia que estudia, entre otras cosas, la organización y procesamiento de la información, incluyendo, por supuesto, la información digital. Aunque desconocida como profesión por muchos, esta ciencia es muy gratificante para quienes la ejercen.

 Dejo a nuestros lectores una infografía compartida por el sitio Ebook friendly (http://bit.ly/1l88bE9) y  diseñada por la Escuela de Ciencia de la Información de la University of Southern California (http://librarysciencedegree.usc.edu/). En ella explican en 5 imágenes, estadísticas generales de las bibliotecas en los Estados Unidos, las labores diarias de un bibliotecólogo, qué enseña la bibliotecología y las 5 leyes de la ciencia de la información de Ranganathan: un vistazo muy bien elaborado que les ayudará a entender este intrincado y bello mundo de las bibliotecas.

Library-science-101-infographic

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

¿Qué tienen en común algunas personalidades con la bibliotecología?


Por: Ivan Alarcon

blog ivan octubre

La semana pasada hice el ejercicio de buscar en Internet personalidades que quisieron ser bibliotecarios y no lo fueron o tuvieron por un momento de su vida nuestra práctica. Sabíamos de Borges, pero la curiosidad motiva a recorrer La Red para encontrar más resultados que se hacen interesantes porque me sorprendía cada vez el final de las búsquedas.

Aquí les reseño quiénes han estado en la causa de las bibliotecas:

  • MARCEL PROUST (1871-1922): Este escritor cuyos restos reposan en el  famoso cementerio Peré-Lachaise en París, fue bibliotecario entre los años 1895 a 1900 en la Biblioteca Mazarino de París.
  • MAO TSE-TUNG (1893-1976): El líder del comunismo en China trabajó en la Universidad de Pekín como bibliotecario y aprovechaba el tiempo para leer a Bakunin, uno de los primeros filósofos que hablaba sobre el anarquismo.
  • PIO XI (1857-1939): Antes de ser Papa, entre 1907 y 1911, fue prefecto de la Biblioteca Ambrosiana de Milán. Llamado por san Pío X a la curia romana, se convierte en viceprefecto de la Biblioteca Vaticana (1912).
  • GIACOMO CASANOVA (1725-1798): Este famoso aventurero, escritor, diplomático, agente secreto italiano y del cual viene el conocido “Casanova”, tuvo el cargo de bibliotecario en el Castillo de Dux en 1782. ¿Será que mientras tuvo este encargo, era un casanova también?.
  • BENJAMIN FRANKLIN (1706-1790): Uno de los padres fundadores de los Estados Unidos quien fue científico, político, inventor y efigie en el billete de 100 dólares,  participó en 1731 en la fundación de la primera biblioteca pública de Filadelfia y durante unos meses trabajó en ella como bibliotecario.
  • HILDA BEATRIZ GUEVARA GADEA (1956-1995): La hija mayor del “Ché” Guevara. Fue bibliotecaria de la Casa de las Américas en La Habana (Cuba) hasta el día de su fallecimiento.
  • JOHANN WOLFGANG VON GOETHE (1749-1832): Este gran escritor alemán quien abarcó géneros como la novela, la poesía lírica, el drama, tratados científicos, filósofo, bibliotecario y ministro de la Corte de Weimar,  donó a la Biblioteca de la duquesa Ana Amalia una inmensa colección de obras de las cuales se perdieron 50.000  en un incendio de 2004.
  • JOHN EDGAR HOOVER (1985-1972): El temido director del FBI, a quien Chaplin tuvo que soportar, trabajó en la Biblioteca del Congreso la que luego ayudó a reformar después de ser nombrado director de la agencia.
  •  JORGE LUIS BORGES BORGES (1899-1986): ”La Biblioteca de Babello dice todo
  • BENEDICTO XVI: Joseph Ratzinger alguna vez soñó con convertirse en el bibliotecario de la Biblioteca Apostólica Vaticana antes de  ser elegido Papa.

Y mi sorpresa es que aunque soy como muchos, fanático de los Rolling Stones, sinceramente no me sabia este dato:

  • KEITH RICHARDS (1943-): En la biografía publicada en 2010 el músico cuenta el pequeño secreto acerca de sus intereses bibliotecarios. En su juventud durante la posguerra era un ávido lector que le prestaba novelas a sus amigos. Dice tener en la actualidad en dos mansiones grandes colecciones de libros que espera gestionar con los procedimientos de bibliotecología que conocemos. ¡A esa biblioteca si  voy y que me atienda él mismo!.

Sin embargo: Traten de no encontrarse en la biblioteca más cercana ni con Conan el bibliotecario ni el Heavy Bibliotecario ya que ellos no cuentan en este listado, pero divertidos si son.

Finalmente, agradezco a las personas que me leyeron durante este año ya que este es mi último artículo de este 2013 que ya está en vísperas de terminar.

Pueden consultar está Bibliografía sobre el tema, que encontré en La Red:

http://www.papelenblanco.com/bibliotecas/el-sueno-secreto-de-keith-richards-ser-bibliotecario

http://coabdm.wordpress.com/2011/07/09/el-papa-y-keith-richards-aprenden-a-ser-bibliotecarios-con-el-rap-de-dewey/

http://lisdb.blogspot.com/2006/02/clebres-pero-por-otra-cosa-4.html

http://solobibliotecarios.blogspot.com/2007/07/bibliotecarios-famosos.html

Deja un comentario

Archivado bajo . . Bienvenida . ., Interés general

Bibliotecarios y usuarios: claves para el futuro de las bibliotecas


Por: Viviana Colmenares

En conversaciones y encuentros de Bibliotecología se habla mucho sobre el futuro de las bibliotecas, un tema que se ha vuelto recurrente con el pasar de los años, pero al que quizá no se le da la atención necesaria; la importancia de saber qué quieren los usuarios. En la medida en que las bibliotecas universitarias respondan a las necesidades, estas tendrán futuro o no.

¿Cómo podemos saber si lo que estamos ofreciendo y el modo en que lo ofrecemos satisface las necesidades de los usuarios? Por medio de indicadores cualitativos y cuantitativos. Mi pregunta es si tenemos indicadores válidos, que estén acorde a las necesidades de los usuarios de hoy, no de hace 15 años, adecuados también a la evolución de los servicios que se ofrecen ahora, no a los que se ofrecían. Para las bibliotecas universitarias existen las estadísticas de REBIUN en las que se mide la cantidad de las colecciones, pero no si éstas satisfacen a los usuarios, también se mide el número de cursos de capacitación que dicta la biblioteca.

Otro punto importante es analizar la función de nosotros los bibliotecarios, pensar si estamos ofreciendo un buen servicio y cuestionarnos. Después de hacernos esta pregunta debemos conocer y centrar nuestra percepción con respecto al futuro de las bibliotecas con miras a una posible reorganización del servicio. A través de espacios de discusión se puede reflexionar sobre el porvenir de la profesión y sus funciones.

Es buena sin duda una reorganización de la biblioteca que refleje la satisfacción de su personal. Existen foros internos en servicios bibliotecarios en los cuales se discuten temas afines con relación a los servicios de la biblioteca. Creo que sería una buena iniciativa para hacerle ver al personal a través de debates que el futuro es hoy y que no podemos seguir mirando hacia otro lado.

Es primordial resaltar que se deberían reunir bibliotecarios y usuarios para que debatieran, planificaran esfuerzos e intercambiaran iniciativas y propuestas con el objetivo de definir qué significa la excelencia en bibliotecas, en un entorno redimensionado por los cambios que se realizan como por ejemplo en la búsqueda de información, Bases de Datos, referencia y muchos más. A raíz de estos trabajos con los bibliotecarios y usuarios, se podrían implementar nuevos servicios sin dejar de pensar en cómo evaluarlos.

Necesitamos conocer lo que piensan nuestros usuarios, así como el personal que presta el servicio en la biblioteca antes de poner en marcha cualquier iniciativa sin importar cual sea; organizacional, estructural, técnica etc., incluso debemos involucrar a los usuarios en el diseño de las aplicaciones. Comprobar con ellos las funcionalidades es lo que nos va a dar la medida del éxito de lo que hagamos. Y tener la oportunidad de ir a otras bibliotecas comparar  ayuda a planificar y organizar los proyectos.

La bibliotecología debe mirarse, transformarse, replantearse, y abrirse a otras ciencias que puedan mejorar el cumplimiento del papel social y cultural del bibliotecólogo y de la biblioteca.

 

1 comentario

Archivado bajo Temas técnicos