Archivo de la etiqueta: Biblioteca Octavio Arizmendi Posada

Difusión del Archivo Histórico Cipriano Rodríguez Santa María


Por Marcela Revollo (Coordinadora del AHCRS)

foto popayan AHCR

El 23 de octubre se realizó en la ciudad de Popayán la inauguración de la exposición Mujer y élite criollael epistolario de María Josefa Pombo de Mosquera, organizada por el equipo del Archivo Histórico Cipriano Rodríguez Santa María (AHCRS) y la Dirección de Biblioteca. Este evento, que estará hasta el 16 de noviembre en la ciudad blanca, promueve la difusión del valioso patrimonio documental que reposa en la Universidad y permite crear lazos académicos con la Universidad del Cauca. La inauguración contó con la participación de prestigiosas personalidades de la sociedad payanesa y representantes de la Academia, como el Rector de la Universidad del Cauca, los Vicerrectores académicos y de Cultura y Bienestar, el Decano de Ciencias Sociales y de Derecho, además de muchos otros profesores interesados en el trabajo realizado desde el AHCRS.

 En el evento inaugural la vicerrectora de procesos académicos, Dra. María Clara Quintero, hizo énfasis en el interés de la Universidad de La Sabana por llevar el evento a Popayán con el fin de que los investigadores de la Universidad del Cauca y la sociedad payanesa conozcan la riqueza documental donada a la Universidad y saquen provecho de ella, y que se establezcan relaciones interinstitucionales que redunden en el enriquecimiento de la Academia.

 La profesora Marcela Revollo, coordinadora del AHCRS, hizo una breve presentación del Archivo y dio a conocer el proceso realizado en la descripción y catalogación de los fondos Manuel María Mosquera y David Mejía Velilla, cuyo resultado puso a la disposición del público mediante la entrega de los catálogos generales de los dos fondos.

 La inauguración culminó con un conversatorio sobre Mujeres payanesas y epistolarios liderado por María del Pilar López, coordinadora de la exposición, que contó con la participación de profesores del Departamento de Historia, Literatura y Filosofía de la Universidad del Cauca.

 Con este trabajo se da cierre a la primera fase del proyecto que contemplaba la organización, clasificación y descripción de los fondos documentales, y se abre paso al proceso de divulgación del acervo, lo que incluye poner la documentación a disposición de los investigadores y del público en general, a través de la plataforma digital de Intellectum, en la página web de la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada

Deja un comentario

Archivado bajo Eventos institucionales

¿Y ustedes… qué leen en las vacaciones?


Por Carmen Ruiz

Imagen tomada de: http://bit.ly/1oGiEKD

“Las lecturas de verano son diferentes de las lecturas de invierno, como las de día lo son de las que hacemos por la noche. Algo en el aire y la luz que nos rodea afecta al texto y su comprensión, y todo lector sabe que no es lo mismo leer una novela que nos deleita tendido en el pasto, al sol, que leerla acurrucado bajo una manta en la penumbra de un cuarto invernal”. ¿Están ustedes de acuerdo? Estas palabras del escritor, traductor y editor argentino-canadiense Alberto Manguel, que aparecen en su artículo “Llega la hora de leer sin reloj”, me han tenido pensando en los últimos días. Les diré por qué.

 Quizá sea porque coincidió que en ese momento estaba terminando de leer Una biblioteca de verano, de Mary Ann Clark Bremer. Un libro breve y autobiográfico en el que la autora rememora el verano de 1946 en un pueblecito francés, donde habían transcurrido los veranos de su infancia junto a su tío Marcel quien le inculcó el amor a los libros. Una vez terminada la guerra, y tras perder a sus padres y a su tío, Mary Ann regresa al lugar, se instala en la casona familiar, organiza la biblioteca y pone a disposición de los vecinos sus libros. Redescubre entonces el valor de la lectura, el poder curativo de la conversación, así sea “con los difuntos” (los escritores), en palabras de Quevedo, y la importancia de recomendar el libro adecuado, a la persona adecuada, en el momento adecuado. Poco a poco, a través de los libros, se van creando lazos de amistad y confianza y esta “bibliotecaria de verano” se convierte en una parte fundamental de comunidad.

 O quizá sea porque el artículo de Manguel me transportó de nuevo al mundo mágico de La librería ambulante, una novela para viajar sin prisas, de paisajes idílicos, en el que el tiempo parece haberse detenido… Una historia, por cierto, muy divertida, que nos habla también de los encuentros y desencuentros que se producen entre los libreros, los libros y los lectores. El caso es que llevo días dándole vueltas al tema de las lecturas, el tiempo y las vacaciones.

 “Los libros de nuestras vacaciones llevan consigo, quizás más que cualquier otro, trazas de memoria”, dice Manguel. No podría estar más de acuerdo. ¿Acaso no asocian ustedes de manera irremediable un determinado título a un lugar, una estación del año o una persona? Creo que eso es posible porque lo leímos sin mirar el reloj, porque sentíamos que teníamos todo el tiempo por delante para enfrascarnos en esa historia. Y eso sólo sucede en vacaciones, cuando hay carta blanca entregarse al ocio.

Sin embargo, creo que no existe la etiqueta de “novela perfecta para las vacaciones”. Mis casi diez años dedicada a la apasionante tarea de recomendar literatura, primero como librera, ahora como bibliotecaria, me han enseñado que los gustos de los lectores, lo que buscan para leer durante sus vacaciones o los libros mismos escapan continuamente a cualquier clasificación previa. Por eso, cuando en la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada pensamos en las sugerencias de lecturas que publicamos en nuestro boletín de vacaciones, elegimos los títulos con cuidado, procurando que haya un poco de todo: aventuras, alguna historia de la vida diaria, una novela histórica, un libro que eche a volar la imaginación o alguna pequeña joya literaria que requiere tal vez más esfuerzo… Todo con la intención de acertar con el libro para cada persona, para cada momento. Y así, ocurren casos tan inverosímiles como el recuerdo que yo guardo de la lectura de Anna Karénina al borde de una piscina, recién terminados mis estudios universitarios. Fue un descanso verdadero para mí, pero dudo de que a alguien se le ocurriera decir a priori que el libro escrito por Tolstoi es una novela “descansante”. ¿Cuáles serán –me pregunto– esos libros descansantes? ¿Buscan los lectores descansar? ¿Con qué historias descansan? ¿Y ustedes… qué leen en las vacaciones?

 Bibliografía:

  • Clark Bremer, Mary Ann. 2012. Una biblioteca de verano. Cáceres: Periférica.  Solicítelo como: PL 813.5 B836u.
  • Morley, Christopher. 2012. La librería ambulante. Cáceres: Periférica.  Solicítelo como: PL 813.52 M864l.
  • Manguel, Alberto. 2014. “Llega la hora de leer sin reloj”. En línea: http://cultura.elpais.com/cultura/2014/07/09/babelia/1404924975_405110.html
  • Manguel, Alberto. 2007. La biblioteca de noche. Bogotá: Norma.  Solicítelo como: 028.9 M277b.
  • Manguel, Alberto. 1999. Una historia de la lectura. Bogotá: Norma Solicítelo como: 028.9 M277u.
  • Tolstoi, León. 2006. Anna Karénina. Madrid: Cátedra.  Solicítelo como: PL 891.73 T654a 2006.

 

1 comentario

Archivado bajo Temas literarios

Tecnologías para el acceso a la información de personas con discapacidad visual


 

Por: Javier Sáenz

De acuerdo con la Unesco, podemos construir una Sociedad de la Información centrada en la persona, integradora y orientada al desarrollo, en la que todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento. Este artículo busca destacar dos iniciativas a favor de la inclusión en esa Sociedad de la Información de personas con discapacidad visual: una internacional y otra nacional.

 La primera es el DAISY (Digital Audio Information Systems) Consortium. Está integrado por organizaciones mundiales, como la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles), dedicadas a crear soluciones para personas ciegas o con problemas de acceso a los textos impresos. El consorcio ha trabajado en la unificación internacional de los criterios para los “Libros Hablados Digitales (LHDs)” y ha definido la Norma Internacional para la producción, intercambio y utilización de estos libros.

 La segunda es una tecnología que poseen todas las Bibliotecas Públicas Mayores de Bogotá: el llamado Victor Reader Stream. Este aparato permite escuchar los libros, variar el tono, el volumen, la velocidad de la grabación, avanzar o retroceder rápidamente, ubicar una página deseada, marcar y guardar en su memoria párrafos o frases de interés, para después retomarlos nuevamente. Con el uso de esta tecnología se promueve el uso de las TIC y transformaciones pedagógicas que permiten tener:

 • Accesibilidad a la información.

• Estrategias de uso de las TIC en la educación.

• Uso innovador de las TIC (asequibles, accesibles y adaptables).

• Uso de tecnologías.

• Uso de los recursos educativos abiertos.

• Uso de recursos de software libre y de fuente abierta.

 Por su parte, la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada adquirió la licencia del software Jaws con el fin de apoyar a los discapacitados visuales que tiene la Universidad. Se encuentra en el proceso de instalación en algunos equipos de consulta del catálogo y en portátiles que se prestan a los estudiantes. Este software convierte o traduce el contenido de la pantalla del computador en sonido para que el usuario pueda navegar o acceder sin necesidad de visualizar el proceso de búsqueda de información.

 Para saber más, puede consultar los siguientes enlaces:

http://unesdoc.unesco.org/images/0021/002163/216382s.pdf

http://www.biblored.gov.co/files/images/publicaciones/2012/oigo_siento.pdf

http://repository.lasalle.edu.co/bitstream/10185/12651/1/T33.10%20O8a.pdf

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general, Temas técnicos

Un nuevo reto para la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada


ivan blog 2014-1

Por Iván Alonso Alarcón Arias

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada ha venido apoyándose eficientemente en la internet para consolidar servicios y profundizar en contenidos. Recuerdo que en 2005 la página web de la Biblioteca, la sección de hemeroteca tenía listados de todas sus revistas con hipervínculos a las páginas oficiales de estas publicaciones en las que algunas permitían acceder al texto completo, al control de préstamos (si algún número o volumen se encontraba en préstamo) así como se utilizaban vínculos externos para diarios y sus primeras páginas de todos los días.

Luego el reto fue dominar las redes sociales, empezando por nuestra página en Facebook, que ha sido un medio por el que hemos logrado acercarnos a nuestros usuarios. Una experiencia de esto fue durante la inundación en el 2011, en la cual nuestros compañeros, encargados de las redes sociales, tuvieron toda una ardua tarea informativa en aras de canalizar y orientar las preocupaciones de los estudiantes y docentes obteniendo excelentes resultados.

Usamos twitter como un apoyo para nuestros twitter@s en el que hacemos difusión de noticias, artículos y contenidos. Tarea que ha sido reconocida por la comunidad internacional de bibliotecólogos que investigan sobre redes sociales (ver encuesta). Nuestra cuenta en YouTube con demostraciones cortas de la colección audiovisual y videotutoriales de las bases de datos que tenemos.

Contamos también con un blog que se creó para que el equipo de Biblioteca pudiera desarrollar sus habilidades en escritura y publicar artículos con la intención de reflexionar, proponer, reseñar y transmitir la esencia de las bibliotecas y nuestros aportes a la formación de la comunidad universitaria.

Ahora, consolidados y enriquecidos con las experiencias de los últimos años en internet y redes sociales, el reto se pone aún más interesante. Durante la última semana, he recorrido los pisos en las horas de mayor uso por los estudiantes y la gran mayoría se apoya en smartphones y tabletas para estudiar. Es coincidencia que el día 24 de marzo leyera en el diario El Tiempo un artículo sobre las universidades que están desarrollando apps muy útiles para los estudiantes. Allí he encontrado información adicional sobre la inquietud de la comunidad de bibliotecólogos en cómo usar estas alternativas para que las unidades de información estén al alcance de quien las necesita.

 ¿Es hora de preocuparnos? ¿Por dónde puede la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada empezar? ¿Qué servicios podría tener una aplicación móvil? ¿Cómo podemos articular en una aplicación móvil toda una tarea de alfabetización informacional?

 Antes de sugerir alternativas, quiero destacar un ejemplo: la aplicación que la Universidad de Salamanca desarrolló para su biblioteca, llamada BiblioUSAL para dispositivos móviles, en la cual se integra catálogo en línea, servicios de la biblioteca, información y de sus bibliotecas satélites.

Alternativas:

  • Como biblioteca podemos empezar a hacer “pinitos” en este tema. Por ejemplo, el área de servicios podría hacer una sencilla encuesta a los estudiantes con el fin de conocer qué necesidades consideran ellos que pueden sintetizarse en una aplicación.
  • Podríamos desarrollar también un “pregúntele al bibliotecario” a través de whatsapp.
  • Por último, podríamos desarrollar una nueva aplicación con la asesoría de los expertos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad, algunos de los cuales fueron consultados para el artículo de El Tiempo.

Estas podrían ser algunas pautas iniciales. Sin embargo, el tema queda a disposición de ustedes lectores de nuestros blog. Nos gustaría que nos propusieran sus intereses y así avanzar en nuestra “toma de la internet”. Porque el día de hoy hablar de Smartphones y tabletas en las bibliotecas es sinónimo de oportunidad.

 Fuentes:

http://biblioblog.org/2014/02/07/por-que-hablar-de-smartphones-en-las-bibliotecas-no-es-una-frivolidad/

http://www.uab.cat/servlet/Satellite?c=Page&cid=1311141875255&pagename=BibUAB%2FPage%2FTemplatePlanaBibUAB

http://bibliotecas.usal.es/?q=aplicaciones-moviles-0

www.eltiempo.com/vida-de-hoy/educacion/apps-en-las-universidades_13661855-4

http://www.canallector.com/docs/614/Las-bibliotecas-deben-imaginar-servicios-utiles-para-el-usuario-a-traves-de-smartphones-y-tabletas

1 comentario

Archivado bajo Interés general

¿Quién fue Octavio Arizmendi Posada y por qué la Biblioteca de la Universidad de La Sabana lleva su nombre?


Por Alba Teresa Correa M.

Octavio Arizmendi Posada (1934-2004), estudió Derecho en la Universidad de Antioquia y más tarde se especializó en Administración Pública y Desarrollo en la Universidad de Harvard. Desde el comienzo, BOAPcombinó su formación profundamente humanista con el compromiso público y social. Así se aprecia en su fértil y larga trayectoria profesional. Entre sus cargos más relevantes cabe destacar los siguientes: primer Director de la División de Cooperativas de la Federación de Cafeteros, Representante a la Cámara (1962-1966), Gobernador de Antioquia (1965-1968), Ministro de Educación (1968-1970). Participó, además, en la creación de Coldeportes, Colcultura, Colciencias, el ICFES, los INEM y los Fondos Educativos Regionales (FER). Entre 1972 y 1974, fue primer secretario ejecutivo del Convenio Andrés Bello. De 1974 a 1978 ejerció como senador por Antioquia. En 1997 fundó, junto al poeta Sergio Esteban Vélez, la Academia Antioqueña de Letras, que congregó durante m­ás de un lustro a los principales humanistas del departamento. Fue miembro de la Sociedad Bolivariana de Colombia y de la Academia Colombiana de Educación. Arizmendi Posada colaboró regularmente con varias publicaciones periódicas y fue autor de numerosas obras como: La transformación educativa nacional, Parlamento y subdesarrollo de la América Latina, Políticas contra el desempleo, La comunidad educativa escolar, Universidad y Valores, Cómo elevar la calidad de la educación superior sin grandes gastos, Las tres propuestas integracionistas de Bolívar y otros temas bolivarianos, que pueden consultarse en la Biblioteca que lleva su nombre en la Universidad de La Sabana.

 Los anteriores son tan sólo algunos de los muchos datos que permiten conocer a un ser humano cercano, soñador, visionario, lleno de proyectos, que pensaba siempre en el desarrollo integral de cada persona con la que se relacionaba y en cómo mejorar la sociedad colombiana. Ahora me centraré en la relación de Octavio Arizmendi Posada con la Universidad de La Sabana, de la que fue su primer Rector, profesor de Ciencia Política, presidente de la  Asociación de Amigos y donde tuve la suerte de conocerlo y trabajar con él.

 Conocí al Dr. Arizmendi cuando empecé a trabajar en la Universidad hace más de treinta años. Aunque a primera vista pareciera que era un hombre de mal genio y distante por su gesto serio, la calidez humana, la cercanía con los demás y la educación que poseía era inmensa. Recuerdo, por ejemplo, el parque de la sede originaria de la Universidad en Quinta Camacho, Bogotá: allí el Rector se sentaba con toda naturalidad a dialogar con los estudiantes, compartía anécdotas, se reía y los motivaba a seguir adelante, a no parar de soñar para que la vida tuviera siempre sentido. Cuando se encontraba con algunos de los funcionarios por el camino siempre saludaba de la mano con una sonrisa y preguntaba: “¿Cómo estás y cómo está tu familia?”. Si además con su buena memoria recordaba el sitio en el que uno trabajaba, en mi caso la Biblioteca, preguntaba: “¿Cómo va la consulta?, ¿cuántos usuarios han entrado?, ¿cuántos títulos de las publicaciones periódicas tenemos en suscripción?, ¿cuántos títulos de libros tenemos?, ¿cuántos ejemplares?… Todos teníamos bien claro que debíamos estar prestos a facilitar esta información actualizada en cualquier momento. Él conservó siempre un gran amor por la Biblioteca. Confiaba en el gran servicio académico que prestaba tanto a los estudiantes presenciales, como a aquellos que llegaban de todo el país a través de los programas a distancia buscando hacer realidad el ser profesionales. Ese era el motivo principal por el que visitaba la Biblioteca tan a menudo y se aseguraba de que todo estuviera listo para el usuario. En detalles como estos se manifestaba su  gran calidad humana y su excelencia profesional.

 El Dr. Arizmendi era consciente de que una buena biblioteca era clave en cualquier universidad que quisiera destacarse por su alta calidad y proyección. Luchó por transmitir esta convicción a las directivas que la Universidad de La Sabana fue teniendo a lo largo de los años. Su visión y orgullo llegaba incluso al punto de presentar la pequeña colección de Comunicación Social y Periodismo, recién trasladada a un salón del Campus, como “la Biblioteca de la Universidad”.

 Sería interminable el tratar de ofrecer un perfil completo de nuestro primer rector, estoy segura de que me quedo corta con la información y las numerosas anécdotas que he relatado. Fue un hombre que amó el conocimiento y dedicó su vida a facilitar que otras personas tuvieran la oportunidad de estudiar y formarse, siempre bajo el lema que hizo suyo y contagió a los demás: “A la excelencia por la exigencia”. Guardo de él muy buenos recuerdos,  la Universidad lo recordará siempre con cariño y gratitud. Es lógico que en honor a él la Biblioteca lleve su nombre.

 Si ustedes quieren conocer más de este gran hombre, además de las obras citadas arriba escritas por él, les recomiendo este libro, disponible en Biblioteca, del profesor Alfonso Forero:

923.2 F715o. Octavio Arizmendi Posada: un ejemplar humanista

1 comentario

Archivado bajo Interés general

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada hace presencia nacional e internacionalmente


Por: Claudia Virginia Becerra Márquez

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada tiene dentro de sus objetivos hacer presencia nacional e internacional dando visibilidad a los proyectos y trabajos realizados anualmente. Para este año la Biblioteca ha asistido como conferencista a dos encuentros nacionales y dos internacionales mostrando los desarrollos y estrategias planteadas frente a las necesidades de nuestros usuarios y siempre con el objetivo de lograr su satisfacción.

A continuación damos un breve resumen sobre los eventos a los que se asistieron y la temática planteada en cada uno de ellos:

Nacionales:

– 3er Encuentro de GRUEXCOL (Grupo de Usuario de ExLibris Colombia). Manizales Mayo 19-20:

En esta reunión los usuarios de los productos ExLibris muestran los desarrollos y aplicaciones en cada una de sus unidades con el fin de realizar mejoras en los servicios. La Biblioteca realizó la ponencia Uso de la herramienta ADAM en el Catálogo de la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada de la Universidad de la Sabana herramienta que permite visualizar las portadas de libros y cortos de videos disponibles en el catálogo en línea, siendo la Biblioteca pionera en Colombia en el uso de esta herramienta.

– XVIII Jornada nacional de actualización y capacitación de bibliotecas médicas (UNIRECS). Bogotá 27 y 28 de Octubre:

Se presentó la ponencia “ E-book  – Desarrollo de Colecciones Digitales mostrando la metodología utilizada por la Biblioteca con el fin de darle visibilidad a nuestras colecciones digitales, desde el ingreso de los registros Marc al catálogo para ser recuperados por los usuarios hasta los diferentes modelos de adquisición disponibles en el mercado para ser adaptados a las políticas de la institución.

Internacionales:

Se presentó la ponencia Desastres en bibliotecas: alianzas y manejo de las comunicaciones la clave” donde se mostraron las estrategias planteadas por la Biblioteca en la época del siniestro que permitieron darle continuidad al servicio para nuestros usuarios. Desde convenios con varias bibliotecas universitarias, apertura de puntos de circulación y préstamo en las sedes alternas, hasta el manejo de las comunicaciones y redes sociales para mantener el contacto eficiente y la información actualizada para la comunidad universitaria.

– VIII Reunión Agrupación de Directores de Centros de Información Latinoamericanos  de CLADEA. San Juan, Puerto Rico. Octubre 19-22:

Los objetivos principales de la Agrupación son la participación en redes académicas, el intercambio de información y la racionalización de recursos que sirvan de instrumento  para fortalecer y  apoyar las actividades académicas y de investigación en todas las escuelas de negocios miembros de CLADEA, la cual se logrará  mediante la cooperación y trabajo en conjunto.

– XVI Conferencia Internacional de Bibliotecología. “Buenas Prácticas Aplicadas a las Unidades de Información”. Santiago de Chile. Noviembre 2-3:

Este encuentro tiene como finalidad alentar a la comunidad bibliotecaria nacional e internacional a compartir sus buenas prácticas, dando la oportunidad de contribuir con su experiencia al intercambio y la colaboración entre unidades de información, instituciones y personas, permitiendo aprender de otros, facilitar y promover soluciones innovadoras, exitosas y sostenibles a problemas compartidos, tender puentes entre las soluciones empíricas efectivas, la investigación y las políticas y proporcionar orientaciones de excelencia para el desarrollo de nuevas iniciativas.

La Biblioteca es el apoyo para la academia, seguimos comprometidos con el mejoramiento continuo a través del desarrollo de estrategias que permitan la optimización de nuestros servicios. Contamos siempre con sus sugerencias.

Deja un comentario

Archivado bajo Eventos institucionales