Archivo de la categoría: Temáticas

Últimas adquisiciones de literatura


Por: Carmen Ruiz

“La literatura, pues, no es aquel catálogo abrumador y soporífero de fechas y nombres, sino un tesoro infinito de sensaciones, de experiencias y vidas que están a nuestra disposición igual que lo estaban a la de Adán y Eva las frutas de los árboles del Paraíso. Gracias a los libros nuestro espíritu puede romper los límites del espacio y del tiempo, de manera que podemos vivir al mismo tiempo en nuestra propia habitación y en las playas de Troya, en las calles de Nueva York, en las llanuras heladas del Polo Norte, y podemos conocer a amigos tan fieles y tan íntimos como los que no siempre tenemos a nuestro lado, pero que vivieron hace cincuenta años o veinticinco siglos. La literatura nos enseña a mirar dentro de nosotros y mucho más lejos del alcance de nuestra mirada. Es una ventana y también un espejo. Quiero decir: es necesaria. Algunos puritanos la consideran un lujo. En todo caso es un lujo de primera necesidad”.

Recordaba yo estas palabras del escritor Antonio Muñoz Molina cuando recibíamos la semana pasada en la oficina de adquisiciones nuevas novelas para nuestra biblioteca. Alguno podría pensar que comprar literatura en estos tiempos difíciles puede ser una locura, un lujo… Ante eso no está de más señalar que en el último mes se han adquirido casi 400 títulos entre aquellos de los más solicitados por los usuarios y bibliografía sugerida por los profesores. En un primer momento atendimos a esa necesidad. Pero nada hay más necesario que aquellos libros que nos permiten mirar más allá, que son una ventana a otros lugares, otras personas, otros tiempos y, al mismo tiempo, que como un espejo, nos permiten conocernos a nosotros mismos.

Entre estas nuevas adquisiciones de literatura quisiera destacar los siguientes:

– Verde agua, de Marisa Madieri. Minúscula. Barcelona (2000). 207 págs.

Este relato-diario de Marisa Madieri (1938-1996), esposa de Claudio Magris, ha sido definido por la crítica italiana como un pequeño clásico contemporáneo. El hilo conductor de la narración es el éxodo de los italianos de Fiume, ciudad que en 1947 pasó a Croacia, dentro de la antigua Yugoslavia. La autora vuelve a encontrar en la memoria los episodios trágicos y cómicos que marcaron su infancia, las personas con las que creció y el ambiente del Silos de Trieste, «un paisaje vagamente dantesco, un nocturno y humeante purgatorio», en el que vivió junto con otros refugiados hasta hacerse adulta. A medida que el relato avanza, la escritura, precisa y sutil, revela una tensión entre la reapropiación del pasado y la incertidumbre frente al futuro, que desemboca en una actitud valiente y generosa ante la vida.

–  Patrimonio: una historia verdadera, de Philip Roth. Seix Barral. Barcelona (2003). 239 págs.

Philip Roth, escritor estadounidense de origen judío, nos lega en este libro uno de sus más valiosos patrimonios, el viaje en compañía de su padre hasta el final del camino. El tortuoso recorrido por la enfermedad terminal de su padre Herman Roth está narrado con una sensibilidad exquisita. A través de una narración que oscila entre la vida del escritor y la ficción extraída de sus propios recuerdos asistiremos a una historia de amor paternal. Este libro nos recuerda que todos nos enfrentaremos en algún momento a la última estación.

En el siguiente artículo hablaré del resto de las novelas que recomiendo desde ya: El fusil de mi padre de Hiner Saleem, 84, Charing Cross Road de Helene Hanff, El regreso de Joseph Conrad, Los niños de Edith Wharton, El atentado de Yasmina Khadra, La tumba del tejedor de Seumas O’Kelly y La verdadera historia de Jennie Rooney. Todos ellos son “una ventana y también un espejo”.

Deja un comentario

Archivado bajo Temáticas

Alejandro Llano presenta en Bogotá Segunda navegación, la segunda parte de sus memorias


Por: Carmen Ruiz

Alejandro Llano es considerado uno de los filósofos españoles más reconocidos. Se ha ocupado de casi todos los terrenos de la Filosofía. De ello dan cuenta sus numerosas publicaciones, entre las que destacan los libros Ética y política en la sociedad democrática, Metafísica y lenguaje, El humanismo en la empresa, Humanismo cívico, El diablo es conservador, La vida lograda, Deseo, violencia, sacrificio, Cultura y pasión, En busca de la trascendencia o Metafísica tras el final de la metafísica, entre otros. Actualmente es presidente del Instituto de Antropología y Ética y es profesor de Filosofía en la Universidad de Navarra.

El pasado 7 de diciembre tuvo lugar en la Fundación Santillana la presentación de  la segunda parte de sus memorias. El tono fue el de una animada conversación con Amalia Quevedo y Joaquín Polo. Las dos horas que duró nos supieron a muchos a poco.  Al hilo de las preguntas de los profesores de esta universidad, el filósofo español, maestro sabio y entrañable, fue desgranando los temas de esta Segunda navegación, que profundiza en su parte profesional y humana.

En primer lugar explicó el título del libro: “Cuando el Fedón platónico propone esta bella metáfora –‘segunda navegación’- se está refiriendo a un ulterior y más arduo intento de aclarar el enigma filosófico que se dilucida en esas horas, tensas de emotividad que anteceden a la muerte de Sócrates. Leí por  primera vez este texto en el invierno de 1960 […]. Me impresionó hondamente la idea platónica de que, una vez llegado al punto de mayor dificultad, es preciso emprender una segunda singladura. Convertí la expresión déuteros ploûs griega en mi lema de trabajo y hasta de vida. Sin especial patetismo, me di cuenta de que, al optar –contra toda conveniencia y frente a consejos sensatos y veladas amenazas- por dedicarme al estudio de las humanidades, había tomado el rumbo más arriesgado y prometedor. Y desde entonces, con esta divisa en la mente, he procurado que mi navegación profesional y humana no esté hecha de pacíficas inercias, sino más bien de discontinuidades rompedoras”.

Si en Olor a yerba seca, la primera parte de las memorias, primaba la vivencia cronológica, en esta Segunda Navegación no hay continuidad temporal y predomina la reflexión sobre la anécdota. Lejos de pensar que la filosofía requiere el apartamiento del mundo, Llano ha sido siempre un intelectual comprometido con lo público. Su mirada lúcida ha analizado crítica y valientemente, en sus columnas periodísticas semanales, y en sus ensayos, la situación política actual, la crisis de la enseñanza universitaria, la necesidad de una regeneración cultural de la sociedad…

Cuando le preguntaron por su gran pasión, respondió sin dudar: enseñar. Los que hemos tenido la suerte de tenerlo como profesor en la universidad podemos dar fe de ello. Alejandro Llano es un auténtico maestro de la vida. En el libro rinde homenaje a los que fueron sus maestros: Antonio Millán-Puelles, Florentino Pérez-Embid y Fernando Inciarte. A ellos dedica estas palabras: “Maestro es quien deja huella en tu vida, porque logra algo que quizá él no pretende directamente, pero constituye para ti un extraordinario beneficio. El maestro te enseña o, mejor, tú aprendes de él. Para ser maestro, una de las condiciones necesarias es no pretender serlo. Quien va de maestro por la vida suele ser un pedante de mucho cuidado. De otra parte, los que se quejan de no tener maestros posiblemente no los encontrarán. Porque el maestro comparece cuando el aprendiz está maduro y, por lo tanto, es capaz de reconocerlo, y no pocos parecen musicalmente sordos para detectar el talento de quien podría guiar su aprendizaje”. Estos son los grandes compromisos de Llano además de lo público: sus alumnos, la defensa de las humanidades, la cultura, Dios.

Las risas estallaron en el auditorio de la Fundación Santillana cuando Joaquín Polo le preguntó por el capítulo del libro titulado “Mi único vicio”. Y es que el profesor Llano es un lector compulsivo, de novelas principalmente. “Mi experiencia me dice que quienes se dedican a la filosofía son más aficionados a la narrativa de ficción que a la historia […]. Una de las notables adquisiciones del pensamiento reciente es haber destacado el carácter narrativo de todo discurso humano, sin excluir la ciencia. Se entiende de verdad algo cuando se narra, porque entonces se aprecia cuál es su curso y su finalidad, el interno dinamismo que lo constituye y lo distiende. La lectura está estrechamente ligada a la comprensión. […] El vicio de la lectura es el incontenible afán por comprender –como dice Whitehead a propósito de la filosofía- de qué va todo esto. Aunque nunca ha cesado mi veneración por la poesía, y la necesidad de leer ensayos (e incluso de escribirlos), el género que prefiero es la novela. Nunca me he dedicado a teorizar esta afición mía. Ahora se me ocurre decir que, al leer novelas, vivimos otras vidas y exploramos más a fondo la nuestra”.

Deja un comentario

Archivado bajo Temáticas

La despedida


Por: Felipe Contreras

El protagonista esta semana es Marcelo Birmajer, escritor argentino, con su libro La despedida en el que describe cómo la amistad puede influir en la vida de las personas.

Su único amigo en el mundo ha muerto y Dreidel se ve inmerso en el silencio que comenzó en su última cena, hace más de un año. Ahora ya no puede preguntarle por qué dejó de responderle los llamados ni qué significó aquel gesto de desprecio que Kler le dedicó aquella noche.

Y entonces todo empeora: su impotencia, las dificultades para comer, para relacionarse con el mundo, y para trabajar en sus guiones de videojuegos. Dreidel no puede dejar de generar equívocos y de meterse en problemas. Es que un judío de cuarenta que no tiene mujer ni hijos, más que conflictivo, resulta sospechoso para sus escasos conocidos.

A partir de la muerte de Kler, Dreidel emprende un derrotero tan delirante como azaroso por las calles de Buenos Aires y del conurbano, buscando comprender la relación con su amigo y su inesperada pérdida, para entender así su propia vida.

La última novela de Marcelo Birmajer, uno de los más reputados escritores argentinos, es un relato sobre la amistad. Desde una perspectiva irónica y realista, Birmajer nos seduce con una historia tan dramática como delirante con ese estilo singular en el que se atisba el humor neurótico de Woody Allen y el realismo perverso de Somerset Maugham. [1]

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada ha adquirido este interesante título. Puedes encontrarlo en el cuarto piso de nuestra biblioteca con el número
A
863.44
B619d


[1] Librería Porrúa [en línea]. [Consultado 06 dic. 2010]. Disponible en < http://www.porrua.com/tienda_detalleLibro.asp?CB=9789584528155&gt;

2 comentarios

Archivado bajo Temáticas

Ludwig Wittgenstein


Por: Felipe Contreras

El protagonista esta semana es Ludwig Wittgenstein filósofo y lingüista austriaco con su libro Investigaciones filosóficas en el cual describe el lenguaje de una forma más dinámica.

Las Investigaciones filosóficas constituyen el texto más leído, discutido y citado por los teóricos del lenguaje del siglo XX. De una forma voluntariamente asistemática y fragmentaria, Wittgenstein abandona el ideal de un lenguaje perfecto y lógicamente ordenado, para dar paso a una visión más dinámica, pragmática y convencional del lenguaje.En torno a la tesis central de que el significado está en el uso del lenguaje, se desarrolla una serie de pensamientos que coinciden en entender al lenguaje como una manera de actuar y de comportarse, una «forma de vida» específica el ser humano definido desde antiguo como «el animal que habla».

El lenguaje es visto como un juego o una diversidad de juegos que reflejan la especial relación de los humanos entre sí y con el mundo. Las propuestas de Wittgenstein han marcado una nueva orientación en todas las disciplinas –filosofía, lingüística, semiótica– que se ocupan del lenguaje. [1]

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada ha adquirido este interesante título. Puedes encontrarlo en el segundo piso con el número
193
W831i


[1] Casa del libro.com [en línea]. [Consultado 30 nov. 2010]. Disponible en < http://www.casadellibro.com/libro-investigaciones-filosoficas/1191073/2900001243884 >

Deja un comentario

Archivado bajo Temáticas

Contra el viento del norte


Por: Carmen Ruiz

Daniel Glattauer. Alfaguara. Bogotá (2010). 260 págs.

El austríaco Daniel Glattauer resucita la novela epistolar con un inteligente diálogo electrónico en Contra el viento del norte, todo un éxito en lengua alemana con casi un millón de ejemplares vendidos y recién editada en español por Alfaguara. El libro ha sido adaptado al teatro y sus representaciones en Viena reciben desde hace meses los elogios de la crítica y  el apoyo del público en la taquilla.

La trama comienza de una manera tan original como posible para cualquiera que utilice el correo electrónico. Leo Leike recibe por error varios mensajes de una desconocida llamada Emmi que quiere cancelar su suscripción a una revista, y ésta, como no le contestan,  insiste: “Distinguidos señores de la editorial Like: Si la finalidad de su insistencia en pasar por alto mis intentos de retirar una suscripción es vender más números de su producto, cuya calidad no cesa por desgracia de bajar, lamento comunicarles que no pienso seguir pagando. Un cordial saludo, E. Rothner”. Este correo llama la atención de Leo y decide contestar: “Se ha equivocado usted de dirección. Ésta es mi dirección particular: woerter@leike.com. Usted quiere escribir  a woerter@like.com. Es la tercera persona que me pide que le dé de baja de la suscripción. La revista debe de haberse vuelto francamente mala”. Pasan nueve meses y Leo vuelve a recibir, de nuevo por error (¿o tal vez no?), un correo colectivo de parte de Emmi felicitando la Navidad. Y ahí sí que no puede resistirse a dar rienda suelta a su ironía: “Querida Emmi Rothner: Aunque casi no nos conozcamos de nada, le agradezco su cordial y sumamente original correo colectivo. Sepa que adoro los correos colectivos dirigidos a una masa de la que no formo parte. Atte., Leo Leike”.

Como era de esperar Emmi le responde y comienza un cruce de e-mails entre ambos, primero en tono de broma, cortos, rápidos…, luego cada vez más largos, más íntimos… en los que van descubriéndose el uno al otro, contándose su situación familiar, los detalles de su trabajo… hasta el punto de escribirse todos los días varias veces. Acaban siendo el uno para el otro la primera persona con la que hablan por la mañana y aquella de la que se despiden antes de acostarse. Siempre electrónicamente, claro está. En un claro ejemplo de dependencia virtual, de ansiedad por ver la “bandeja de entrada” cada cinco minutos. Siempre flota en el aire la pregunta acerca de si deben encontrarse, pues viven en la misma ciudad… Y es que lo peligroso es que Emmi está “felizmente casada”, según sus propias palabras, que está poniendo en riesgo su vida familiar. ¿Por qué entonces esa necesidad de escapar de su vida cotidiana aunque sea epistolarmente? Me recuerda a otra Emma, a la Bovary, y como le ocurre a la protagonista de Flaubert, la idealización de los desconocidos siempre acaba en drama… Por eso no estoy de acuerdo con las elogiosas críticas que describen este libro como “uno de los diálogos amorosos más inteligentes y encantadores de la literatura actual”. Creo que inteligente sí es, moderno también, pero de encantador no tiene nada. Es adictivo, uno no puede dejar de leer los e-mails de Leo y Emmi, pero ahí está la clave: en que uno no se puede “desenganchar”… del mismo modo en que Leo y Emmi no pueden “desconectarse” el uno del otro. Da que pensar esta novela de relaciones virtuales y no “reales”…

Deja un comentario

Archivado bajo Temáticas

La era del vacío


Por: Felipe Contreras

El protagonista esta semana es Gilles Lipovetsky, sociólogo francés,  con su libro La era del vacío en el que describe la época que estamos viviendo, llena de cambios donde el individualismo y el consumismo son los factores relevantes.

Se ha afirmado que estamos en la era posmoderna. Estallido de lo social, disolución de lo político: el individuo es el rey y maneja su existencia a la carta. Este libro ausculta esta mutación, investigando los rasgos significativos de los tiempos actuales, tan alejados de la rebelión y el disentimiento característicos de los años de expansión. Nuevas actitudes: apatía, indiferencia, deserción, el principio de seducción sustituyendo al principio de convicción, generalización de la actitud humorística. Nueva organización de la personalidad: narcisismo, nuevas modalidades de la relación social, marcadas en particular por la reducción de la violencia y la transformación última de sus manifestaciones. Nuevo estado de la cultura, caracterizado por el agotamiento y derrumbe de lo que ha significado la vanguardia durante el último siglo XX.

Gilles Lipovetsky atribuye el conjunto de estos fenómenos a un mismo factor: el individualismo es el nuevo estado histórico propio de las sociedades democráticas avanzadas, que definiría precisamente la era posmoderna. Un libro que se ha convertido en un clásico del pensamiento[1]

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada ha adquirido este interesante título. Puedes encontrarlo en el segundo piso de nuestra biblioteca con el número

302.5
L764e
2010

Deja un comentario

Archivado bajo Temáticas

La magia de los libros infantiles


Por: Felipe Contreras

El protagonista esta semana es Seth Lerer con su libro La magia de los libros infantiles: de la fábulas de Esopo a las aventuras de Harry Potter. El cual plantea que a partir de los libros infantiles podemos encontrar una ayuda para la educación infantil.

Bruno Bettelheim escribió en su Psicoanálisis de los cuentos de hadas que éstos son una fuente inagotable de placer estético y de gran influencia en la educación de los niños.

 

¿Qué decir, pues, de toda la literatura infantil? De aquellos libros primeros cuya lectura cambió, a veces para siempre, nuestras vidas y que más tarde, tal vez también cambió la de nuestros hijos.

Este libro traza el mapa de la imaginación literaria europea desde las fábulas de Esopo hasta las aventuras de Harry Potter, pasando por Robinson, Alicia o Peter Pan, y descubre por qué sus voces resuenan sin cesar, con nuevos acentos, en cada generación de lectores. Como ha dicho la profesora Katie Trumpener, de la Universidad de Yale, “todos los que se ocupan de la vida psíquica de los niños, ya sean psicólogos, educadores o padres, tendrán mucho que aprender de este libro”.[1]

 

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada ha adquirido este interesante título. Puedes encontrarlo en el cuarto piso de nuestra biblioteca con el número
809.89282
L615m

Deja un comentario

Archivado bajo Temáticas