Una biblioteca de vida


Por: Sebastian Gomez

En estos tiempos donde el afán de la cotidianidad es cada vez más impasible, donde la vida transcurre a un ritmo frenético y los mejores momentos de la vida pasan en un abrir y cerrar de ojos, me he dispuesto como objetivo hablar de lo que nos puede enseñar una biblioteca y que sea aplicable a nuestra existencia desde un punto de vista apacible y tranquilizador, ajeno a la perturbación del mundo.

biblioteca-en-blanco-y-negro

  • las bibliotecas aprendí que el silencio es un tesoro, del que poco se disfruta en un mar de ruidos incesantes y bullas interminables, en sistemas sociales que pretenden hacerse notar a través del mayor impacto sonoro, permeando nuestro comportamiento a tal punto, que ya nos acostumbramos a los entornos de algarabía en nuestras ciudades, creemos que lo normal es la barahúnda y no la discreción en nuestro entorno.
  • El orden es otro factor interesante para analizar en nuestras vidas. En las bibliotecas su de clasificación bibliográfica es su fundamento, esto nos indica que debemos tener estructura, jerarquía y ordenanza aplicada a nuestro proceder. Debemos organizar nuestros conocimientos, valores y aptitudes prestos para aplicarlos en el momento preciso, sin dar lugar a confusiones en nuestro actuar, preguntándonos cuál es el deu diligence o diligencia correcta a realizar en todos los momentos de nuestra vida.
  • Un concepto no menos importante es el balance, palabra importante relacionada con el equilibrio. Hoy en día vemos como nos desbordan con tecnologías aplicables a todas las áreas del conocimiento, personalmente me maravillan los avances tecnológicos. Creo que vivo de aplicarlos en mi desarrollo laboral, pero confieso que algunas veces me he sentido atiborrado de aplicaciones y paradójicamente lo que está planeado para ahorrar tiempo y facilitar la vida, muchas veces me sustrae momentos importantes y torna complejo lo que tendría que ser simple.

Las bibliotecas tienen mucho que enseñarnos, con solo ver una biblioteca puedo darme cuenta que tienen unos de los primeros inventos del , como el libro, la escritura, la rueda, la silla o las mesas y tal vez algunos de sus últimos, como computadores, bases de datos, laboratorios, sensores o robots. Es allí donde reside la armonía en conservar para la vida lo precioso de los momentos y vivencias del pasado, seguramente esos momentos me hacen ser quien soy hoy día, pero no renuncio a lo nuevo, sobre todo a experiencias enriquecedoras que me aportarán al desarrollo, es importante siempre tener límites, las colecciones de las bibliotecas van desde el número cero hasta el número novecientos.  Tecnológicamente hablando no toda tecnología reciente es buena, es indispensable evaluar y ser muy acucioso cuando se debe implementar tecnologías inciertas o inseguras.

El balance dará valor a las enseñanzas de los seres predecesores y se encontrará agrado en hacer ciertas cosas al modo antiguo, como cambiar el chat por una conversación frente a frente disfrutando un café, sentir el aroma en el papel de un libro mientras se lee o se escribe a mano alzada viendo como las letras se transfieren físicamente de la pluma al papel, de alguna forma estas actividades simples refuerzan el sentido humano a la vida.

Los lugares que frecuentamos definen quienes somos, muchas veces la paz interior se busca en lugares innecesarios, la próxima vez se puede intentar buscarla en una biblioteca, transferirá sosiego y concordia en sus espacios, así como respeto en el trato a sus asistentes y un sinnúmero de ejemplos a seguir en sus .

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s