Lectura en prisión como expresión de libertad


Por Laura León Lopez

El ingreso de una persona a prisión supone su aislamiento afectivo y social, conlleva a la pérdida de sus roles familiares y sociales y podría afectar su propia identidad y su autoestima. El hecho de que su comportamiento sea supervisado continuamente por los funcionarios de la prisión y corregido con dureza por un sistema de normas formales, crea la necesidad de encontrar espacios diferentes, que le permitan disfrutar de un tiempo en donde pueda alejarse de la realidad.alcatraz

La lectura ofrece al recluso la posibilidad de encontrar momentos de esparcimiento, aprendizaje y de reflexión, experimentar una sensación de libertad y una visión más amplia del mundo, gracias a la infinita variedad de pensamientos, lugares y acontecimientos que ofrecen los libros.  La lectura hace a las personas mejores seres humanos y según el manifiesto de la IFLA/UNESCO: “La Biblioteca pública presta sus servicios sobre la base de igualdad y acceso de todas las personas independientemente de su edad, raza, sexo, religión o condición social. Debe contar además con servicios específicos para quienes por una u otra razón no pueden valerse de los servicios, por ejemplo, minorías lingüísticas, discapacitados físicos y mentales, enfermos o reclusos”[1].

Un libro puede transportar al lector a un mundo sin restricciones ya que los beneficios que tiene para ofrecer son mayores cuando una persona se encuentra en un centro penitenciario y de esta manera brinda la oportunidad a todos los reclusos de rehabilitarse y servir en un futuro a la sociedad, ya que el aislamiento de la sociedad no infiere en una solución.

La biblioteca como institución social brinda sus servicios a cualquier tipo de población y las personas que se encuentran privadas de su libertad no pueden ser la excepción ya que en el mundo de la lectura encuentran la manera de satisfacer algunas de las muchas necesidades que pueden tener.
La lectura no debe ser un privilegio de unos pocos, es necesario que todos tengan acceso a ella sin importar la situación económica o social que presentan, porque es esta la que genera nuevos conocimientos y enriquece a la sociedad.

Las fronteras que puede tener un recluso son solo las que el mismo impone, porque el mundo de la lectura le da posibilidad de vislumbrar un mundo diferente, lejos de las rejas y los diferentes obstáculos que no le permiten ser libre. La lectura brinda la posibilidad a los reclusos de alejarse del mundo que los rodea y que, aunque sea por pocas horas permite vivir en un mundo de ficción donde lo imposible de la vida cotidiana se hace posible

[1] IFLA. Sección de Bibliotecas Públicas, Manifiesto IFLA/UNESCO sobre la biblioteca pública, La Haya, IFLA, 1995 [ en línea http:// www.ifla.org/VIII/s8/unesco.manif.htm (Consulta: Marzo 10 de 2016)].

Los diferentes tipos de literatura motivan a la reflexión y permiten que las personas accedan a sus mundos internos ya que esta hace posible la rehabilitación de los hombres, incluso bajo circunstancias adversas, como lo es estar en prisión. “Leer es quizá la capacidad intelectual más superior y maravillosa del hombre, porque es crear, es rescatar lo más profundo de nuestro pensamiento y de nuestra sensibilidad; es explorarnos y conocernos a nosotros mismos; es recorrer de puntillas y paso a paso lo más recóndito de nuestro ser que siempre es desconocido, misterioso y enigmático para nosotros mismos” [1].

Leer es una de las actividades más importantes que el ser humano realiza a lo largo de su vida, esta no solo proporciona información, sino que también educa y crea ambientes de reflexión, de análisis, entretiene, distrae y crea paz, es tal su importancia que se contempla como la única manera en que un recluso crea un mundo sin fronteras y sin prejuicios sociales.

La lectura vuelve más tolerantes a las personas y les brinda la oportunidad de alejarse de los prejuicios que los rodean día a día, es probable que el recluso el día que se encuentre libre adquiera este como un hábito cotidiano porque este lo libra de algunos de los males que aquejan a la sociedad

[1] UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN MARCOS. La lectura y su relación con el ser humano, 2006 [en línea http://www.unmsm.edu.pe/ceupseducacion/distancia_archivos/Estrategias1_02LecturaHumano.pdf (Consulta: Marzo 10 de 2014)].

 

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s