Los espacios de creación en una biblioteca


Por: Ricardo Vargas

La biblioteca como espacio donde “reina” el silencio y solo se escucha el sello del bibliotecario sobre el libro y sus pasos entre la estantería, parece ser cosa del pasado. Hoy en día, se concibe como el espacio para generar conocimiento y compartirlo con las demás personas, se puede pensar que ese ha sido su “papel” durante siglos, pero era algo que no se había desarrollado, ya que cada usuario elaboraba su propio conocimiento pero nunca de una manera comunitaria. La iniciativa “maker” que está en pleno apogeo en las bibliotecas, busca generar espacios de creatividad, donde los grupos de personas se pueden reunir y realizar un proyecto juntas, dándole un nuevo sentido y visión a las cosas que ya se tienen, lo anterior se materializa en espacios llamados “makerspaces” en los que el juego y la creatividad son el centro de todo, debemos entender que el juego no es algo frívolo, al contrario, jugando podemos aprender.

Aunque el énfasis del movimiento es la creación con ayuda de la tecnología, el concepto ha ido evolucionando a enseñar al usuario a pensar por si mismo, a solucionar problemas de una manera sencilla y sin necesidad de tener que comprar la solución en una tienda, (ej. Reparación de una bicicleta).

CreativitySe puede pensar que es algo que atañe únicamente a las bibliotecas públicas por su carácter y los usuarios que atienden, pero las bibliotecas universitarias, también pueden ser partícipes de esta iniciativa, ofreciendo a los estudiantes y profesores, el espacio y los materiales necesarios para desarrollar nuevas ideas, donde lo más importante no es el sitio, sino la conversación que puedan mantener los bibliotecarios con los usuarios. Lo anterior abre una nueva frontera a la extensión bibliotecaria y en las tendencias de aprendizaje, ya que en el ámbito universitario donde en ocasiones se hace complejo llevar a la práctica lo que se enseña en la teoría, lo anterior puede ser una buena alternativa.

Pasando a nuestro ámbito latinoamericano, se puede comenzar con algo pequeño, presentando a la biblioteca como un igual ante sus usuarios y aunque no se puedan tener todos los recursos, dadas las circunstancias en las cuales se circunscriben muchas de nuestras instituciones, con algunos tableros, marcadores y un solo espacio se puede comenzar una revolución del conocimiento. Dejo a nuestros lectores el blog de la colega Nievez Glez, si quieren ahondar en esta interesante temática.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s