Porque leer es vivir de más…


Por: Carmen Ruiz

Hace años leí una entrevista a la periodista y escritora española, Rosa Montero (La loca de la casa. E 863.64 M778l), en la que le preguntaban por qué leía. Su respuesta me marcó: “porque leer es vivir de más”, dijo. Ese “más” es, en primer lugar, cantidad, porque leyendo podemos vivir otras vidas que de otra manera no podríamos, viajamos en el espacio y en el tiempo: yo he estado desembarcando en las playas de Troya con Aquiles y Ulises, me he “colado” en la declaración de amor del señor Darcy a Elizabeth Bennet (y me he enfadado con él), he explorado las tinieblas del corazón humano navegando por el río Congo con Marlow, he querido saberlo todo como el doctor Amín Jaafari, protagonista de El atentado, por poner algunos ejemplos; pero ese “vivir de más” es también ser más, ser mejor: la literatura amplía los horizontes mentales, nos ayuda a entender el mundo, ensancha el corazón, nuestro lenguaje se enriquece especialmente el emocional cuando escuchamos en boca de un personaje un sentimiento que no alcanzábamos a descifrar…

Convencidos de esa dimensión moral de la literatura que tan bellamente ha señalado el escritor israelí Amos Oz, en la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada pensamos que podemos contribuir a ese “de más” y hemos creado un departamento de asesoría bibliográfica. ¿Cómo lo hacemos? Leyendo libros, seleccionando libros, recomendando libros.

1. Leyendo libros: Un modo, quizá el más eficaz, para conseguir buenos lectores es el contagio. Una persona que no lea no tiene ni la pasión por la lectura ni la autoridad moral, ni los conocimientos suficientes, para contagiar a otros para que apuesten por este estilo de ocio y de formación. Para seleccionar libros que adquirir y para recomendar, hay que leer.

2. Seleccionando libros. Ante la cantidad abrumadora de libros que se publican cada año, seleccionar a la hora de leer es inevitable: no da lo mismo leer una cosa que otra. Por eso, de entre toda la colección de literatura, elegimos cuidadosamente unos libros y conformamos una colección de recomendados: es nuestra colección de literatura PL, que nació y sigue creciendo con el fin de promocionar la lectura, de contagiar esa pasión por las historias narradas que nos hacen vivir de más. Hemos leído esos libros personalmente, o en los clubes de lectura con estudiantes y profesores, o en las veladas literarias y definitivamente nos han enriquecido, nos van enseñando a distinguir, a tener criterio, a desarrollar ese espíritu crítico tan genuinamente universitario. Blanca como la nieve, roja como la sangre, En lugar seguro, El Sunset Limited, El curioso incidente del perro a medianoche, El atentado, El olvido que seremos, A sangre fría, La comedia humana, Cisnes salvajes, Retorno a Brideshead son algunas de esas novelas, por mencionar tan sólo 10 de algunos de los 400 títulos que en este momento conforman esa colección que va a más. ¿Qué criterios nos guían en esta selección de libros?

  • Elegir libros amables y, a la vez, que aporten valores culturales, morales o estéticos.
  • Hacer amable la lectura sí, convertirla en mero entretenimiento no.
  • Unos libros destacan por su contenido; otros, por su valor literario; muchos, por ambas razones.
  • Hay libros valiosos cuya lectura requiere un esfuerzo mayor que el de un libro de aventuras o de fantasía. Algunos de esos libros valiosos sólo se consiguen leer al segundo intento pero, como en la montaña, una vez que llegas a la cumbre descubres que el esfuerzo realizado ha valido la pena.
  • Ofrecer algunos referentes básicos, sobre todo cuando se trata de jóvenes lectores o de recién iniciados en la lectura, que se vayan guardando como tesoros, como recuerdos imborrables (un clásico marca un antes y un después en la vida personal, decía el escritor italiano Italo Calvino) y que poco a poco irán creando el equipaje necesario para convertirse en un lector capaz de enfrentarse a los mares de Moby Dick, o recorrer la Rusia esteparia de la mano de Tolstoy, o hundirse en los pensamientos de Camus.

Tenemos la certeza de que en toda selección hay que excluir títulos que, para muchos lectores tendrían todo el derecho de estar incluidos en esa colección, y que para nosotros han supuesto horas de debate. No descartamos que con algún libro podamos haber cometido un error de apreciación: bienvenidas todas las sugerencias

3. Recomendando libros. Hay que aconsejar los libros que uno ha leído. Cada persona y cada momento requieren un libro. Creo que especialmente en el caso de los jóvenes sólo cuando uno se ha ganado su confianza y ha acertado con recomendaciones anteriores, volverán a uno para preguntarle: ¿qué leo? Y entonces partiendo de la base del gusto de cada uno, se podrá orientar ese gusto hacia lecturas más complejas, más ricas, más bellas… Si hay personas de buen gusto y de mal gusto, también puede haber lectores de buen gusto y de mal gusto. Recomendar libros es una responsabilidad enorme y apasionante: es un asunto de amistad y confidencia. Y como en la amistad, el enriquecimiento es mutuo: recomiendas y te recomiendan. ¿O acaso ustedes no vuelven a leer a ese crítico literario que acertó con su apreciación de esa novela que después leyeron o hicieron caso a ese amigo que les dijo: “he leído un libro que sé que te va a encantar”? Porque para no matar lectores tempranamente ni quemar libros hay que conocer el alma de ese lector, no se puede incursionar en la intimidad de otra persona sin permiso. También el conocer muchos títulos permite encontrar el adecuado para cada situación. Cada libro tiene su momento y acertar con él es decisivo.

Si ustedes quisieran unirse a ese vivir de más que es leer, si quisieran hacerlo con nosotros, no duden en pasar por la oficina de asesoría bibliográfica y les informaremos de todas las posibilidades que hay: lectura individual en la recién inaugurada sala de lectura del primer piso, lectura en grupo en los clubes de lectura, lectura en voz alta en las veladas literarias, elaboración de reseñas, de listas de recomendados, sugerir la adquisición de tal o cual libro que consideran imprescindible… Tratándose de la lectura, las posibilidades son casi infinitas, como lo es el ser más en el caso del hombre: siempre se puede leer más, siempre se puede vivir más. ¡Buenas lecturas!

3 comentarios

Archivado bajo Interés general, Temas literarios

3 Respuestas a “Porque leer es vivir de más…

  1. Almudena Jiménez

    Es un análisis impresionante de lo que es un “bibliotecario-librero-asesor literario-amigo con sensibilidad artística”. Brillante. Muchas gracias por todas las recomendaciones.

  2. Pingback: Último club de lectura para profesores | eventosunisabana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s