Innovación y emprendimiento desde la Biblioteca


Por: Clara Cecilia Rico

Tomando como base el blog de Nieves González, retomo el artículo de Brian Mathews, “Piensa como una startup” en el cual plantea que siempre debemos mirar las cosas hacia afuera y no mirarnos tanto hacia adentro, debemos tener una idea que rompa con los paradigmas bibliotecarios que existen. ¿Cómo podemos hacerlo mejor?, esa es la pregunta que tenemos muchos en nuestras unidades de información: ¿Referencia a través de mensajes de texto?, ¿Préstamo de computadores portátiles, de tabletas?, ¿Capacitaciones virtuales?, etc. No hay nada de malo en ello, pero debemos ir más allá de nuestra imaginación, ir más allá de nuestras propias capacidades, tener ideas que rompan los modelos establecidos, fue lo que muchos de los grandes científicos e inventores del pasado hicieron.

La pregunta principal, de la cual podemos partir para buscar esas nuevas ideas es ¿Cómo pueden las bibliotecas ayudar a los estudiantes del siglo XXI?, con ese derrotero marcado podemos comenzar a soñar nuevas cosas, de lo contrario, seremos considerados solamente los guardianes del acceso remoto a las bases de datos, en lugar de las autoridades de la información y podemos terminar siendo un servicio más de la Universidad, como el restaurante o los parqueaderos. Más que el alma intelectual de la institución en la que nos encontremos, con o sin nosotros, la naturaleza de la información, de la creación de conocimiento y de compartir contenidos evolucionará y ya está sucediendo. Aunque muchos de nuestros servicios son esenciales para la vida académica, en ninguna “piedra” dice que son únicamente de Biblioteca y nadie los puede tomar, un ejemplo simple: ¿Qué pasaría si la oficina de investigación de la Universidad tomara el control de las suscripciones a las bases de datos científicas? En un entorno tan competitivo como lo es la educación superior, las instituciones necesitan reacomodar cosas para seguir atrayendo a los estudiantes, pero siempre la parte financiera es la que finalmente determina qué se mantiene o qué se cambia, ese es el panorama en los próximos 20 años, donde ya no podremos desempeñarnos como hoy en día, muchas de las cosas que hacemos pueden ser asimiladas por algo o alguien más.

Desde mi opinión la falta de innovación parte, desde nuestra misma cultura que no nos permite ver mas allá del sitio en el cual nos encontramos, muchos hemos caído en el conformismo, dejando pasar la vida desde los escritorios y mesas de consulta de nuestras instituciones, simplemente por que aquí estamos bien y nos da temor el cambio. Es precisamente lo que Mathews nos quiere decir y es crear bibliotecas emprendedoras con bibliotecarios innovadores. Los invito a leer este artículo y hacer sus propias reflexiones.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas técnicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s