Doblevía: parte de la solución


Por: César Augusto Betancourt López*

Recientemente  apareció en la prensa un dato sobre nuestro país. Naciones Unidas publicó el ranking de desigualdad en el mundo; Colombia es el tercer país más desigual o inequitativo del mundo. En otras palabras, somos medalla de bronce a nivel mundial en desigualdad. A raíz de esta información, el presidente Santos dijo: “es una vergüenza”. Sabemos, desde hace mucho tiempo, que nuestra sociedad es muy inequitativa, que la justicia social brilla por su ausencia, pero ¿qué hacemos para que esto cambie?

El sociólogo inglés Tony Judt en su último libro “Algo anda mal” (con la signatura 909.83 J93a en nuestra biblioteca) hablando sobre la desigualdad, afirma que se corresponde con una serie de problemas sociales patológicos: mortalidad infantil, criminalidad, población carcelaria, trastornos mentales, desempleo, obesidad, malnutrición, embarazo de adolescentes, uso de drogas ilegales, inseguridad económica, deudas personales y angustia. Si buscamos solo un poco en nuestra realidad social, encontramos presentes todos estos males.

De otro lado, las Naciones Unidas a raíz de una visita que hicieron algunos de sus representantes a Bogotá, hace 3 o 4 años, llegaron a la conclusión (nada nueva para nosotros) de que Bogotá son dos ciudades desconectadas y se miran con recelo la una a la otra: la ciudad del sur y la del norte.

Ante los temas de desigualdad y de ciudades excluyentes, ¿qué hacer?

Desde la Academia (hace cinco años), inicialmente a través de la cátedra de Fundamentos de Marketing en la EICEA y más adelante dictando la cátedra de Emprendimiento Social (materia electiva para toda la Universidad desde hace dos años) inventé un programa al que decidí  llamar “Doblevía” en una zona vulnerable de Bogotá (Ciudad Bolívar: barrios La Estrella y Sotavento). El programa tiene como objetivo central generar capital intelectual (por medio del conocimiento compartido) y, a través de éste, lograr otro: generar capital social entendido como confianza, asociatividad, conciencia cívica y valores éticos.

La actividad de “Doblevía” está centrada hoy en el colegio distrital “Sotavento” ubicado en el barrio del mismo nombre.  Son 1200 estudiantes de primaria y bachillerato, los padres de familia y los profesores. Muchos de ellos reciben sesiones dirigidas por los estudiantes de la U en Matemáticas, Inglés, Gastronomía, Informática, Derecho, Motricidad fina, Cuidado de la salud, Fútbol, etc. Son 4 las áreas de acción: educación, salud, seguridad alimentaria y deporte. Cualquier día de la semana, pero especialmente los sábados, se encuentran estudiantes de La Sabana haciendo su aporte para mejorar el nivel de vida de la comunidad del colegio. Ya son cerca de 500 estudiantes de la U los que han pasado por los “Doblevía”.

Una pregunta obligada que me hace mucha gente es ésta: ¿por qué se llama Doblevía? La respuesta es sencilla: porque, valga la redundancia, es de doblevía. Es un gana-gana. Gana el que ayuda y el que recibe. Tanto el capital intelectual como el social se generan en ambos sentidos. Ordinariamente pensamos, y así me lo han dicho muchas veces los estudiantes de la Universidad, que los que ganan son los de C. Bolívar. No es así, ambos ganan. El estudiante de la universidad conoce otro sector de la ciudad desconocido antes para él (para muchos estudiantes la ciudad termina en la calle 72 o en la 127 y no exagero), conoce personas que tienen un régimen de vida muy diferente al suyo y el choque los hace pensar, aprenden a transmitir sus conocimientos a grupos de niños y adultos, se conocen mejor a sí mismos, etc., la ganancia es mucha.

En “Doblevía”, se unen la docencia, la investigación y la proyección social. El fuerte, por ahora, es esta última, pero ya se puso una pica en Flandes con el tema investigación, ya hay un trabajo de grado sobre la generación de capital social a través de la labor de Doblevía. Es importante decir también que este programa no es asistencialismo ni filantropía: estamos desarrollando emprendimiento social buscando sostenibilidad. Una idea importante de nuestra política es no regalar nada, la gente que participa en nuestras iniciativas debe poner algo de su parte. A futuro puede convertirse en una empresa social, estamos buscando el camino.

¿Quiénes participan en este programa? Aparte de mis estudiantes, hay estudiantes becarios, pharos, de la materia de Antropología Filosófica y voluntarios en general. Existe la posibilidad de que “Doblevía” se convierta en una opción de grado para la EICEA y para postgrados, ya estamos trabajando en ese propósito.

Y usted que se ha tomado el trabajo de leer estas líneas, ¿no se animaría a poner su grano de arena para que esto se dispare?

* Profesor Escuela Internacional de Ciencias Económicas y Administrativas

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s