El abuelo que saltó por la ventana y se largó, de Jonas Jonasson


Por: Aura María Bernal

La reseña en la contraportada de este interesante libro lo dice todo: “Allan Karlsson nunca había dedicado tiempo a pensar las cosas antes de hacerlas. Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia de ancianos en la que vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adónde ir, se encamina a la estación de autobuses, el único sitio donde es posible pasar desapercibido. Allí, mientras espera la llegada del primer autobús, un joven le pide que vigile su maleta, con la mala fortuna de que el autobús llega antes de que el joven regrese y Allan, sin pensarlo dos veces, se sube con la maleta, ignorante de que en el interior de ésta se apilan, ¡santo cielo!, millones de coronas de dudosa procedencia. Pero Allan Karlsson no es un abuelo fácil de amilanar. A lo largo de su centenaria vida ha tenido un montón de experiencias de lo más singulares: desde inverosímiles encuentros con personajes como Franco, Stalin o Churchill, hasta amistades comprometedoras como la esposa de Mao, pasando por actividades de alto riesgo como ser agente de la CIA o ayudar a Oppenheimer a crear la bomba atómica. Sin embargo, esta vez, en su enésima aventura, cuando creía que con su jubilación había llegado la tranquilidad, está a punto de poner todo el país patas arriba”.

El autor de esta libro Jonas Jonasson ha urdido una historia extremadamente audaz e ingeniosa, capaz de sorprender constantemente al lector, pero el verdadero regalo es su personaje protagonista, Allan Karlsson, un hombre de un maravilloso sentido común, un abuelo sin prejuicios que no está dispuesto al renunciar al placer de vivir. Repleto de historias divertidas, cuenta como Allan Karlsson tratando de cazar un zorro salió en átomos volando, se quedó sin casa donde vivir y fue a parar a un asilo de ancianos (aunque no por mucho tiempo).

Con esta novela podemos apreciar la fortaleza de algunas personas que a pesar de su edad no se dejan amilanar por las circunstancias de la vida y que por el contrario, siempre están dispuestas a enfrentar nuevas aventuras con tal de sentirse vivos.

Es una novela bastante ingeniosa y con mucho humor, recomendada para todo tipo de público.

Puedes encontrarla en el cuarto piso de la biblioteca con la signatura

PL 839.738 J76a

Deja un comentario

Archivado bajo Temas literarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s