Comentarios acerca de la decadencia y muerte del imperio bibliotecario


Por: Ricardo Vargas

Steve Coffman, pionero de los servicios de referencia virtual y vicepresidente de  Library Systems & Services LLC (LSSI) ha escrito un artículo muy interesante sobre la decadencia y muerte del imperio bibliotecario, en el cual, hace un recorrido por los últimos 30 años y muestra muchas iniciativas que surgieron para que las bibliotecas tuvieran un papel importante en la transformación del acceso a la información que ha tenido el mundo gracias al avance de la tecnología, recogiendo algunos apartes:

  • Directorios Web: iniciativa de OCLC, llamada CORC (Collaborative Online Resource Catalog) o Catalogación colaborativa de recursos en línea. La idea era catalogar cada recurso web que fuera surgiendo, y darle un sello de “sitio aprobado por el bibliotecario”, de tal manera que se filtraran los malos sitios y quedaran los buenos. Hoy en día solo es un recuerdo en el sitio de proyectos abandonados de OCLC con enlaces a algunas “viejas” presentaciones en PowerPoint.
  • Biblioteca 2.0: Las bibliotecas soñaban con colocar las nuevas herramientas web 2.0 que habían sido desarrolladas para hacer de internet un sitio colaborativo (redes sociales, revisiones de los usuarios, etiquetado, comentarios de libros. etc, pero dado que en muchos casos las bibliotecas atienden comunidades pequeñas y centralizadas, no es posible tener un nivel de participación muy alto, sin embargo, y difiriendo de la opinión del autor, estas herramientas hoy en día juegan un papel muy importante en nuestra biblioteca, con el cuidado y atención que merecen, son muy útiles para la interacción con los usuarios.
  • Referencia virtual: con la llegada del chat y de los servicios interactivos vía web, había que poner al usuario frente al escritorio virtual de referencia las 24 horas del día, 7 días a la semana, y hasta se creó un servicio llamado QuestionPoint, que centralizaba en un solo sitio las preguntas de muchos usuarios alrededor del mundo, para alimentar una base de conocimientos que permitiera una respuesta automática y generara cientos de usuarios satisfechos. Sucedió que al abrir este servicio, nadie llegó y como sucede en la realidad solamente unos cuantos usuarios se acercan a preguntar algo, dado que los motores de búsqueda y en especial Google, le dan al usuario casi lo que necesita en un instante, pero difiriendo de nuevo con el punto de vista del autor, en nuestra biblioteca, el servicio tiene bastante afluencia en “tiempos de paz”  y ni que decir como sacó a flote a muchos de nuestros otros servicios durante la emergencia que vivimos en 2011.
  • Acceso a computadores: en muchas bibliotecas se ofrecía el servicio de computadores con acceso a Internet, tendencia que ha ido cambiando al reducirse el costo de los computadores y en especial de los equipos portátiles, además del acceso a internet, que a donde quiera que vayamos existe un punto wi-fi o con nuestro dispositivo móvil conectado a la red celular ya estamos en el ciberespacio y ni hablar de las tabletas  y su poder portátil.
  • Ebooks: prestar libros y en este caso electrónicos, ya no es potestad, únicamente de las bibliotecas, Amazon lanzó recientemente este servicio, que quita esa última frontera a las bibliotecas.

Considero que en muchas de las afirmaciones del autor, nuestra profesión se encuentra en la cuerda floja, la tecnología y su inexorable avance han ayudado en parte a que se llegue a este punto en la profesión bibliotecológica, pero no hay que olvidar que es tan solo una herramienta más para nuestro trabajo, en nuestra América Latina, aún se pueden utilizar muchas cosas, que en países desarrollados no dan el resultado esperado, como las herramientas web 2.0 ó la referencia virtual, particularmente por nuestra idiosincrasia, la cual nos permite, establecer un contacto humano con otra persona para la búsqueda y recuperación de información, en vez de simplemente digitar una pregunta y esperar un resultado.

Para finalizar, bibliotecas y profesionales de la información, debemos buscar nuevos espacios para desenvolvernos en la sociedad del conocimiento, la tecnología ha cumplido su papel de dar acceso a casi todo lo imaginable a nuestros usuarios., Es ahí, donde debemos reinventarnos y ser aquel “guía” que busca la aguja en el pajar y se la entrega al usuario, por que no es lo mismo buscar en google y que aparezcan 10.000 resultados, a decirle al usuario cual es el correcto ó enseñarle a usar todos esos recursos como las bases en suscripción,  para que encuentre lo que necesita, ó, algo tan sencillo como instalar una aplicación en su tableta para que reciba los RSS de distintos medios de información.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos, Temas técnicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s