“Para comprender a Edith Stein”


Por: Alba Teresa Correa

“La vida y la obra de Edith Stein siguen concitando el interés y la admiración de filósofos, pensadores y creyentes”, son las palabras de presentación de la obra “Comprender a Edith Stein”, editada por el profesor Urbano Ferrer, especialista en la vida y obra de esta gran mujer. El autor busca recoger en un solo volumen las claves biográficas e intelectuales de una pensadora que realizó significativas contribuciones a la fenomenología, la teología y la espiritualidad. Admiro a Edith Stein porque es un personaje que inquieta, que sorprende, que despierta interés y curiosidad en diverso ámbitos, la judía, filósofa, humanista, buscadora de la verdad, mujer comprometida con su tiempo, educadora, contemplativa, mártir… como dice el padre carmelita Francisco Javier Sancho director del Centro Internacional Teresiano Sanjuanista “No siempre es fácil encontrarse con personajes capaces de aunar tantas dimensiones en una armonía intelectual y existencial tan coherente”.

Es una completa aproximación de conjunto a la rica personalidad y pensamiento de Edith Stein, basada en fuentes de primera mano. En la figura de Edith Stein convergen un itinerario biográfico apasionante, presidido por su vocación humanista, un pensamiento atento al momento histórico y que acusa la influencia de la fenomenología de Husserl y la ontología clásica, y una intensa vida espiritual, que se nutre muy especialmente de los místicos castellanos.

En su preocupación por el mundo contemporáneo supo ver que la llegada de Hitler al poder constituía un peligro para los judíos; en una carta escrita confidencialmente a Pío XI manifestaba su desasosiego por la situación alemana y advertía que el régimen nazi era, por esencia, antirreligioso.

Otra parte del libro está dedicada a analizar algunas de sus contribuciones filosóficas. Se estudia el problema de la empatía, reconociendo que en el trabajo con el que consiguió el doctorado sigue demasiado rígidamente a Husserl, de quien fue discípula, sin abrirse todavía al realismo. Será posteriormente, gracias a la lectura de Santo Tomás, cuando abandone ese mundo idealista de la fenomenología y se una al círculo fenomenológico de la Universidad de Gotinga.

Asimismo se lleva a cabo una aproximación al tema de la persona y su fundamentación. En la parte filosófica se presta atención a algunos de sus escritos políticos y sociales, en particular a su concepción de la mujer, algo a tener en cuenta en alguien que con su actividad intelectual como conferenciante y profesora rompió en su época algunos tópicos, aunque la universidad le cerró las puertas debido precisamente a su condición de mujer.

En este aspecto tengo que decir que para la época en que Edith vivió, ser profesora universitaria era completamente imposible y mucho menos defender los derechos de la  mujer, pero ambas cosas las realizó con sabiduría, fortaleza y tenacidad, sin negar que sus conocimientos, inteligencia y cercanía con Husserl le abonaban a sus intereses

Resulta especialmente interesante la última parte del libro, centrada en la vivencia religiosa y en la fenomenología como camino de acercamiento a Dios. Edith Stein se convirtió al catolicismo, tengo entendido cuando en búsqueda de la verdad leyó la obra de Santa Teresa de Ávila, reformadora del Carmelo y quien aportó mucho en su decisión, pero como otros, gracias a la metodología filosófica que abrió Husserl. Para el fenomenólogo es imprescindible acercarse a las vivencias y experiencias tal y como éstas se manifiestan directamente a la conciencia, sin prejuicios. Puede decirse de esta forma que la culminación de su actividad como filósofa fue la conversión, tras el estudio profundo del fenómeno religioso.

Para comprender a Edith Stein constituye, en definitiva, una magnífica introducción a su filosofía, pero permite entender el significado y la importancia de sus contribuciones. Como filósofa, abrió perspectivas y temas que distan de estar agotados; como religiosa carmelita y mártir, sus escritos de espiritualidad son luminosos y fecundos. Finalmente, como judía conversa, su figura es un puente de comunicación entre cristianismo y judaísmo.

Son todos estos detalles los que han despertado mi deseo de conocer, leer y poner en sus manos esta y otras obras más que se encuentran en la Biblioteca, para que ustedes se animen a leer la vida de una mujer que de judía paso a ser atea y luego religiosa con el nombre de Teresa Benedicta de la Cruz,  su hermana también conversa y religiosa, las dos mueren en un campo de concentración en Auschwitz. Usted puede tomar sus propias decisiones acerca de una mujer con pensamientos “revolucionarios” de comienzos del siglo XX.

Bibliografía recomendada:

922.22 P221 Para comprender a Edith Stein: claves biográficas, filosóficas y espirituales / edición Urbano Ferrer.

248.4 S819o  Obras completas / Edith Stein.

922.22 S819co Cómo llegué al Carmelo / Edith Stein.

922.22 S819ca Los caminos del silencio interior / Edith Stein.

248.47 P136 Las páginas más bellas de Edith Stein / selección de Francisco Javier Sancho.

922.22 S211e Edith Stein modelo y maestra de espiritualidad: en la Escuela del Carmelo Teresiano / Francisco Javier Sancho Fermín.

922.22 G463a Ahora que son las doce: Edith Stein / Eduardo T. Gil de Muro.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general, Temas literarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s