Visibilidad del open access: algunas ventajas


Por: Felipe Contreras

Uno de los grandes problemas que enfrentamos en el intercambio de información en la red, es el acceso, que es en muchos casos restringido, limitado y exclusivo. Muchas de estas restricciones las imponen  las editoriales y los diversos consorcios de bases de datos que administran y cobran por la información, sesgando de esta forma el libre acceso. Aunque es justo reconocer que es el negocio de estas empresas, también debemos examinar que este tipo de restricción limita las investigaciones de los diversos actores de la comunidad científica -científicos, investigadores, académicos- que no se encuentran afiliados a una institución de investigación y que no pueden adquirir el recurso en línea debido a sus altos costos, un fenómeno común en las comunidades científicas de países en vía de desarrollo.

El open access (acceso abierto) como lo menciona Remedios Melero es una alternativa que está empezando a ser visible, ya que no busca retribuciones económicas en la red. Esta nueva configuración presenta algunas ventajas evidentes en el campo de la publicación científica, como son:

  • Visibilidad de los artículos recientes, al igual que de los autores que los escriben.
  • Reconocimiento de los autores por parte de pares que estén interesados en los mismos temas.
  • Actualización reciente en las áreas científicas sin intermediarios que cobren por la información.
  • Acceso a información pertinente y actualizada, sin pago.

Estas características, sin duda son provechosas para los investigadores, pero aún más para la sociedad en la que se encuentran inmersos, ya que si existe un continuo intercambio de información, es más probable el desarrollo y avance científico en todos los niveles. Vemos también que las barreras físicas de los países desaparecen, facilitándose así un tránsito libre de información tal como lo consigna la declaración de Berlín.

Una breve ejemplificación de cómo puede ser aprovechado este recurso es que sí alguien pública en acceso abierto un tema de interés científico actual en Alemania, puede que en Colombia alguien lo cite durante el transcurso de su investigación, para así desarrollar más el tema en común. Es una relación de beneficio recíproco, ya que por un lado brinda la información necesaria para la investigación, mientras que por el otro da más visibilidad a la investigación y al autor. Gana quién realiza el artículo porque le da visibilidad  en la red libre y gana quién se sirve de este artículo para ampliar las investigaciones del autor original, y lo que es más importante, gana también una sociedad al momento de implementar las investigaciones que servirán para el progreso de la misma.

Si logramos crear una cultura de colaboración en la red podremos encontrar una colaboración mutua entre saberes que contribuya con el desarrollo de las sociedades.

Ahora bien, no podría hablar de acceso abierto sin hablar de derechos de autor. Es necesario tener un respaldo legal en la red, que avale este intercambio y que proteja las producciones intelectuales y al autor, lejos del copyright y sus restricciones. Cómo lo he mencionado en anteriores escritos, las licencias creative commons son una excelente alternativa para facilitar el intercambio de información, ya que posibilita a los autores escoger bajo que modalidad quieren que sus obras sean reconocidas, es decir se pasa del intimidante “todos los derechos reservados” al más amigable “algunos” derechos reservados. Lo importante en esta modalidad es que el autor no necesita intermediarios para ejercer sus derechos de reconocimiento por medio de sus condiciones y licencias.

Gracias a esta nueva alternativa paulatinamente no necesitaremos a las editoriales que en la mayoría de los casos buscan un beneficio económico por encima del beneficio del autor. Las creative commons nos dan la posibilidad de liberar nuestra información para que otros la utilicen libremente, siempre y cuando se respeten las licencias bajo las cuales fueron realizadas. Bajo esta forma, el intercambio de información puede ser más fluido, más confiable ya que será más sencillo crear un marco de confiabilidad compartida entre los pares. Si el investigador que se encuentra en Colombia toma un artículo científico de un par académico en Japón, puede utilizar dicho artículo de acuerdo a las características en las que el autor quiere ser reconocido. Como resultado hay una investigación respaldada y confiable.

Las tecnologías cambian, la información cambia y la comunicación cambia: los que consumimos y producimos información también debemos cambiar. Si respetamos los derechos de los autores más tarde que temprano alcanzaremos el libre derecho a la información.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas académicos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s