Qué opino sobre SOPA y PIPA (Parte 1)


Por: Iván Alonso Alarcón

Los vocablos SOPA y PIPA son las siglas de dos polémicos proyectos de ley republicanos que andaban por ahí rondando en el Congreso de los Estados Unidos y que en su primer intento de aprobación pasaron a calentar banca por presión de los internautas, la amenaza de apagones, los ataques de Anonymous y las dudas de Obama.

De hecho en la noche en la que voy acumulando ideas para este artículo busco en Google – que amenazó también con un apagón- y ¡sorpresa! mi primer resultado es Wikipedia. Encuentro toda una declaración de preocupación ante estas propuestas y desde su punto de vista las consecuencias que pueden darse de ser aprobadas, y simplemente resumidas en que se crearía la censura, la persecución y el impedimento para el conocimiento –invito a leerlas-.

¿Qué es lo que querían lograr estos dos proyectos de ley?, pues bien, proteger a consumidores, negocios y empleos del robo de la propiedad intelectual en Estados Unidos a través de listas negras y proteger así a la industria del entretenimiento, el software y editoriales. Darían totales poderes al Departamento de Justicia para investigar, enjuiciar y desconectar a individuos o empresas acusados de subir sin permiso material sujeto a derechos de autor dentro y fuera del país.

Son tan restrictivas y graves que para ejemplos coloquiales seria como si yo subiera un video a mi página de Facebook de mi boda justo en el momento en el que la banda contratada para el evento canta la balada “endless love” de Lionel Ritchie. Y ¡sorpresa! ocho días después abro de nuevo mi página y resulta que me la han desconectado y me han sancionado argumentando que se tocó, canté y bailé esta canción por la cual ni la empresa contratada ni yo le dimos un peso al señor Ritchie de regalías. ¿Sería esto una infracción a los derechos de autor? Yo prefiero pensar que es más una forma de espiar.

Otro ejemplo y parecido a lo actual es el que surgió a principios del milenio cuando el baterista de la banda Metallica, Lars Ulrich en una cruzada personal se metió en una pelea demandando a una de las primeras compañías que compartía archivos a través de la modalidad P2P como lo fue Napster y habló en una sesión de la cámara de representantes denunciando y presentando listados de usuarios junto con direcciones IP que descargaban sus canciones. Esto ofendió a muchos de sus seguidores, y de haber existido facebook en ese momento fijo hubiera salido muy lesionada su imagen.

Es evidente que lapiratería, por fea que parezca la palabra, sigue siendo la misma que sus historias del mar en tiempos pasados, le ha quitado muchos ingresos a la industria y por supuesto que es una forma de robo lo cual no tiene vuelta de hoja. Y aquí quien escribe este texto mete la cucharada como conocedor musical y alto consumidor de películas y series de televisión americanas, opina como fan que menos del 50% de los recaudos van para los artistas –cómo pasó localmente con el escándalo de Sayco- sino para los conglomerados. Es por esto que les sugiero que le bajen un poco al costo de los discos y los DVDs e ideen una mayor estrategia de distribución, haciéndolos así accesibles a todo parroquiano. Por más que exista ahora en Colombia Itunes y Netflix seamos sinceros, son servicios sólo para los que pueden tener Visa, American Express y buen historial crediticio.

Los invito también a leer mi siguiente artículo donde comento algunas de las implicaciones de estas iniciativas en la academia y en las bibliotecas.

Deja un comentario

Archivado bajo Interés general

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s