El futuro se construye mirando siempre al pasado


Por: Alba Teresa Correa

¿Quién es Jorge Clemente Palacios Preciado a quien el Congreso de la República por medio de la Ley 1470 del 30 de Junio de 2011, decretó honrar su memoria?

Guardián de la memoria  el Dr. Jorge Clemente Palacios Preciado para quien archivar la memoria de un país es un asunto bastante delicado. No se trata solamente de guardar documentos y papeles oficiales en armarios y escaparates para evitar que el tiempo los corroa, porque en los archivos se guarda la memoria de la humanidad, de las civilizaciones y los Estados; en el Archivo General de la Nación se custodia el patrimonio cultural e histórico de los colombianos.Pero no sólo es importante tener organizado este conocimiento también se debe, difundir y promover.

En Colombia, la titánica labor de salvaguardar 500 años de historia estuvo a cargo del hombre más importante de la archivística: Jorge Palacios Preciado, quien fue director del Archivo General de la Nación.

Este ilustre boyacense  dedicó su vida a conservar la historia documental de Colombia. Hijo de un agricultor y de un ama de casa, alumno aventajado que impresionaba por su prodigiosa memoria. Estudió filosofía y letras en la Universidad Nacional de Colombia y su primer trabajo fue como maestro de escuela primaria en Tunja. Apasionado por conocer cada detalle de lo que había vivido la humanidad, hizo un doctorado en historia en la Universidad de Sevilla en España.

Trabajador y lector incansable, en 1970, asumió como rector de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Tunja y colaboró con la creación del primer postgrado que se instituyó en el país sobre historia de Colombia.

Era tanto su conocimiento de historia que en 1989 el presidente Virgilio Barco –otro amante de la archivística-, envió una delegación a Tunja para encomendarle la misión de transformar el viejo Archivo Nacional en el Archivo General de la Nación. Desde entonces Jorge Palacios se consagró al deber de almacenar, ordenar y clasificar el disco duro de Colombia.“Yo quisiera dejar testimonio de mi profunda gratitud a Dios, a la suerte, al azar, al destino, al conjunto de todos estos planteamientos que suelen hacerse cuando se mira al pasado, por haber tenido la gran fortuna de vincularme a un proyecto nacional como ha sido el Archivo General de la Nación”.

Gracias a la tenacidad de este hijo de Tibasosa, el Archivo General de la Nación triplicó su base informativa: de tener cerca de 15 mil volúmenes y una mapoteca de 3 mil piezas, pasó a cerca de 44 mil volúmenes y más de 5 mil mapas. Hoy es una de las entidades más modernas del país en términos de tecnología y manejo de nuevas fuentes de información. Como si fuera poco, Jorge Palacios Preciado logró que la nueva sede, diseñada por Rogelio Salmona, se convirtiera en un icono del centro de Bogotá.

Paralelamente se desempeñó como docente y realizó investigaciones en diversas áreas, pues su amor por el conocimiento lo llevó a escudriñar temas que comprenden desde la administración pública, la archivística y la filosofía hasta la esclavitud en sus más profundas raíces y manifestaciones.

En su calidad de máxima autoridad de la archivística en el país, presidió el XII Seminario del Sistema Nacional de Archivos realizado en Bogotá entre el 12 y el 14 de noviembre de 2003, ocasión en la cual le fue impuesta la gran Orden Ministerio de Cultura en reconocimiento por su aporte a la cultura nacional.

Aquella mañana el doctor Palacios se dirigió a los asistentes de manera pausada y sentida, con cierto halo de despedida como si presintiera que era la última vez que veía aquellos rostros provenientes de todos los rincones de Colombia para recibir de él conocimientos sobre cómo construir el futuro sin olvidar el pasado.

Esa imagen quedó grabada en todos los presentes. Sus enseñanzas harán historia. Su presencia –siempre amable y discreta- permanecerá en el Archivo General de la Nación mientras sus palabras serán recordadas como la voz del guardián de la memoria del país.

Su fallecimiento tuvo lugar el 27 de diciembre de 2003, pero sus enseñanzas ya son parte de nuestra memoria, aquella sobre la cual construiremos un país donde la calidad de vida no sea un ideal.

Por medio de esta ley y como homenaje perenne a su memoria, el Archivo General de la Nación ubicado en la Cra 6 No 6-91 de la ciudad de Bogotá, D.C. se llamará, a partir de la vigencia de la ley, “Archivo General de la Nación JORGE PALACIOS PRECIADO”.

Información tomada de las siguientes páginas, en donde puede ampliar más sobre este gran historiador, quien además de amar la archivística también amó la Bibliotecología y apoyó con sus conocimientos en la formación sobre la historiografía de nuestro amado país

http://www.archivogeneral.gov.co/

http://www.mincultura.gov.co/index.php?idcategoria=6637

Deja un comentario

Archivado bajo . . Bienvenida . .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s