Llenos de vida, de John Fante


Por: Carmen Ruiz

Alguien me ha sugerido que destierre esa nube de tragedia que cubre los últimos artículos que he escrito para este blog, así que he decido abandonar ese color nocturno y recomendar la lectura de un libro tan luminoso como Llenos de vida de John Fante.

Estamos en Los Ángeles a comienzos de los años cincuenta, la década en que se construyó el mito del american way of life. El protagonista, que se llama como el escritor y comparte algunos rasgos de su biografía pero que no es él, es un guionista de éxito que trabaja para la Paramount, tiene treinta años, ha renunciado a la rebeldía juvenil, se ha casado, se ha mudado a un barrio residencial y espera su primer hijo. “La casa era grande porque nuestros proyectos también lo eran. El primero ya estaba allí, un bulto en el vientre de la futura madre, un bulto de movimiento sinuoso, deslizante y escurridizo, como un nido de serpientes”. Ya desde el comienzo advertimos que Fante no sería Fante si no le diera la vuelta a este en apariencia ejemplo idílico del “sueño americano” con su humor corrosivo: la casa que acaban de comprar, símbolo de su prosperidad económica, está invadida por las termitas y, cuando el protagonista viaja al valle de Sacramento para pedir ayuda con las reparaciones de la casa a su padre, un albañil retirado y todo un personaje, su mujer decide convertirse al catolicismo.

He ahí la trama de esta historia sencilla, profunda, cotidiana y extraordinaria. Todo a la vez. Lo mejor del libro son los personajes, en especial los padres del protagonista: Fante los perfila con pocos trazos pero magistrales: “El reencuentro con mi madre era siempre la parte más difícil de mis visitas. Mi madre era de las que se desmayaban, sobre todo si la ausencia había sido superior a tres meses. Cuando no llegaban a tres, la situación estaba controlada hasta cierto punto. En estos casos se limitaba a tambalearse y hacer amagos de derrumbe, pero dándonos tiempo para sujetarla e impedir la caída. Una ausencia de un mes no acarreaba ninguna consecuencia. Lloraba un poco y lanzaba su habitual andanada de preguntas”. El viaje en tren que comparten padre e hijo cuando éste le va a buscar para que le ayude con las reformas de la casa es uno de los episodios más divertidos de la novela. Digno de ser leído. O el cómico padre Gondalfo, de quien recibe Joyce, la mujer del guionista, la instrucción religiosa para su bautismo. Es el polo opuesto del padre Brown de Chesterton.

La conversión de  Joyce aporta nueva luz a la relación del matrimonio, una vez que el Fante narrador se convence de que no es un capricho de embarazada: “Había pensado que era un antojo, una fantasía pasajera, pero Joyce no veía razón para ocultarlo. Desde el comienzo del embarazo había sentido la llamada de la religión, la necesidad de cambiar. Había ido creciendo con el niño. Al principio lo había ocultado, incluso se lo había ocultado a sí misma, pero el engaño la hacía desdichada, y se puso a leer, a investigar el misterioso y creciente apremio. (…) Yo estaba inquieto. – ¿Por qué te avergüenzas? –preguntó. ¿No eres tan liberal? Demuéstralo, aquí, en tu propia casa”.

Y es que Fante siempre hace reír, emociona y convence. Con su tono burlón y su estilo directo, ágil, natural, te implica en la historia mientras trata los temas más profundos: el amor a pesar de los distintos puntos de vista, las diferencias entre padres e hijos,  el éxito profesional, el misterio de la vida, la religión comprometida… Merece la pena leer esta novela tan “llena de vida”, inteligente, tierna y divertida. Toda una pequeña joyita literaria, aunque haya sido calificada de obrita menor. El escritor evita aquí la amargura y el mal gusto de algunos de sus libros más conocidos.

Deja un comentario

Archivado bajo Temas literarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s