La alfabetización en información (I)


Por: Manuel García

-¿Cree usted que Wikipedia es cien por ciento confiable?
-¿Es usted el rey de la búsqueda en Google pero no puede encontrar siempre lo que busca?
-¿Conoce la diferencia entre una fuente primaria y una secundaria? (por cierto, también existen las terciarias)
-Mejor aún, ¿Sabe usted que existen fuentes primarias y secundarias (y terciarias)?
-Sabe usted que es la ALFIN? (pista: no es una pieza de ajedrez mal escrita)

Es un lugar común en la aldea global escuchar la trillada frase “la información es poder”.pero, ¿De qué información hablan? ¿Dónde se encuentra? ¿Cómo la recuperan? ¿Es realmente útil? Y finalmente, ¿Cómo la utilizan?

Si no estamos en la capacidad de responder alguna de estas preguntas, la información que tenemos en nuestras manos (o en nuestro ordenador o pegada a la puerta de nuestra nevera, da igual) probablemente no será información relevante para nosotros.

En medio de la vorágine de información que encontramos todos los días en la red, un nuevo concepto que viene a solucionar este problema ha surgido paralelamente al advenimiento de las TIC’s, la globalización y la explosión de internet conocido como “alfabetización en información” (ALFIN).

Pero, ¿qué es la alfabetización en información? Como usualmente sucede con la terminología del área de las ciencias de la información, este concepto puede interpretarse de múltiples maneras. Una definición simple que engloba los puntos básicos de esta corriente es la de la CILIP, una asociación profesional de bibliotecarios del Reino Unido los cuales nos cuentan que la alfabetización en información consiste en “adquirir la capacidad de saber cuándo y por qué necesitas información, dónde encontrarla, y cómo evaluarla, utilizarla y comunicarla de manera ética”.

Aunque la expresión alfabetización en información se formuló desde 1989 y se usa formalmente desde mediados de los 90’s, la realización de proyectos en dicha área aún es incipiente ya que involucra muchas variables a considerar que no están aún del todo claras. La diferencia que se hace entre los programas básicos de formación de usuarios y la ALFIN y la confusión entre los objetivos que busca la alfabetización en información y la alfabetización digital o tecnológica son sólo la punta del iceberg.

A lo largo de sucesivas entregas mensuales (publico siempre la 2a semana del mes) espero adentrarlos en el fascinante mundo de la “alfabetización en información” (perdonen la frase cliché pero en realidad sí es fascinante) y brindarles tips y consejos para acercarse más al objetivo de convertirse en personas alfabetizadas en información, aquellas que encuentran la información que buscan cuando la buscan, la evalúan con criterio y la utilizan eficaz y responsablemente. Suerte.

Deja un comentario

Archivado bajo Alfabetización informacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s