La Universidad de Stanford apuesta a los libros digitales


Download Digital Books and More @ NJ Libraries
Image by New Jersey State Library via Flickr

Por: Ricardo Adolfo Vargas Hernández

Actualmente y gracias al avance tecnológico, Internet, y los dispositivos móviles, hay una realidad que no se puede negar, el uso de los libros en papel está decayendo, y la Universidad de Stanford se dio cuenta de ello hace un tiempo.

Esa es la razón por la cual, en Agosto abrirá una nueva biblioteca de  la Facultad de Ingeniería de la Universidad, que tendrá solamente 10 mil títulos en papel y el resto serán copias digitales de los libros que ya tenían, el equipo de biblioteca al hacer el estudio, descubrió que muchos de los libros en papel no habían tenido ninguna consulta en 5 años, muchos de éstos sólo se usaban para ver una fórmula o un dato rápido y quedaban guardados para siempre, en vez de actualizar la colección y ocupar espacio físico decidieron ofrecer la alternativa digital.

Para ver el artículo completo haz clic aquí

En contraste con esta postura, Miguel García de Antelo de la Editorial Santillana, en su artículo ¿Cómo queda el docente ante el alumno digital? publicado en la Revista Transatlántica de Educación Vol 7, plantea el cambio que debe tener el docente frente al alumno de hoy en día, sobre todo con el avance de la tecnología y las comunicaciones, los libros de texto, parte fundamental de la enseñanza desde hace mucho tiempo, se han convertido también en objetos digitales los cuales son fácilmente manipulables por los alumnos,  pero en muchas ocasiones muy difíciles para los profesores.

La importancia de los libros de texto, radica en los siguientes puntos:

●     Contenido.

●     Enfoques pedagógicos. (reformas educativas, políticas públicas, etc. llevadas a cabo por los organismos gubernamentales encargados de la educación).

●     Programación docente.

●     Organización del tiempo de clase.

El libro de texto, es un invento casi perfecto, acompañado de un buen profesor deja una enseñanza al alumno que lo utiliza, fácil de usar, de transportar y en muchas ocasiones su costo es muy bajo, el único requisito para obtener información y aprendizaje del mismo es saber leer y entender lo que allí se lee. Otro elemento fundamental que poseen dichos libros, es que “todo” lo que el profesor necesita enseñar se encuentra allí contenido y “todo” lo que el alumno debe aprender también está allí. Lo anterior cambia con el libro de texto digital, ya que no solamente se necesita leer y comprender lo que se encuentra allí escrito, además se necesita manejar estas nuevas tecnologías y utilizar computadores, tableros electrónicos (pizarras) y otros elementos pueden servir de apoyo en el aula. Los gobiernos ya  están teniendo  conciencia de este cambio y comienzan a dotar a las instituciones educativas de muchos de los elementos anteriores, pero el verdadero cambio radica en el profesorado y su aceptación de estas nuevas tecnologías.

El profesor debe asumir un papel más dinámico y activo en el cual no quede “atado” por los contenidos de un libro en papel, sino que debe asumir el reto de utilizar las herramientas tecnológicas actuales de manera que pueda interactuar efectivamente con los alumnos, los cuales pueden pasar de un medio análogo a uno digital, siendo esto ultimo una desventaja para los docentes que no acepten el cambio tecnológico. Por estas razones las universidades que forman docentes deben adaptar sus programas a los cambios tecnológicos, para que los futuros docentes tengan las competencias necesarias para asumir el reto de enseñar de la misma o mejor manera que antaño pero contando con las herramientas del siglo XXI que permiten un aprendizaje más personalizado e intuitivo.

Para leer el artículo completo haga clic aquí

La Biblioteca Octavio Arizmendi Posada  está modernizando sus colecciones y cuenta  hoy en día con una colección de aproximadamente 50.000 libros electrónicos que se encuentran recopilados en distintas bases de datos (springerlink, ebrary y elibro, OVID, MDconsult) por citar algunas. Aunque pareciera que la tendencia es migrar casi todo el acervo bibliotecario a formato digital, en nuestro caso consideramos que es bueno tener ambas colecciones, ya que el acceso a la tecnología, sobre todo en el  contexto latinoamericano, aun es privilegio de muy pocos, sobre todo en las regiones más apartadas de nuestros países donde es más importante la alimentación que un computador con acceso a internet, por esta y muchas otras razones el libro en papel todavía perdurará por mucho tiempo, quizás, en nuestras bibliotecas, sirviendo como el mejor apoyo a un proceso de formación, desde la más tierna edad, hasta la Universidad.

Enhanced by Zemanta

Deja un comentario

Archivado bajo Gestión de Servicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s