Tres tazas de té


Por:  Cristian Rojas. Profesor de la Facultad de Comunicación

Greg  Mortenson y David Oliver Reli. Tres tazas de té. Roca Editorial de Libros. Barcelona, España 2010. 413 páginas. Traducción Cristina Mbarichi Lumu.

Tema: El compromiso de un hombre para llevar una educación digna a lugares olvidados de Asia Central.

La historia de Greg Mortenson en Tres Tazas de Té recuerda la historia de la Madre Teresa de Calcuta, aunque aparentemente se trata de personajes muy disimiles: un corpulento vaquero de Montana de origen luterano, y una diminuta monja católica albanesa. La similitud está en que la vida de Mortenson es una autentica historia de amor a la humanidad, y es contada por un periodista que no puede mantenerse al margen como cronista, y conmovido se involucra a fondo en la historia que narra desde un lugar recóndito de la Tierra hasta unirse a la causa de su protagonista. Y es que quien lee Tres Tazas de Té entiende el sentimiento de David Oliver Relin quien presenta el libro diciendo “Este libro ha sido un trabajo en equipo. Yo he escrito la historia. Greg Mortenson la ha vivido.”

En otro rasgo similar a la Madre Teresa, Mortenson no era un hombre con recursos financieros para sacar adelante su proyecto, pero su perseverancia lo llevó a encontrar el apoyo derivado de una fama inesperada y del reconocimiento internacional a su labor. Todo esto ocurre en medio de las montañas y los accidentados paisajes del noreste de Pakistán y se extiende a Asia Central, un escenario exótico en el que cualquier occidental tendría la sensación de estar en medio de la nada.

Pero contrario a lo que podría pensarse, estos lugares remotos no son ajenos a las dinámicas de la geopolítica del más alto nivel, y es así como el libro toma un nuevo matiz cuando tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001, el régimen de los talibán (pluralizados en el libro como “talibanes” de manera imprecisa), quienes comparten con Mortenson su área de influencia, acaparan la atención del mundo. Debido a esto Mortenson, quien se encuentra en la frontera con Afganistán cuando su colaborador local le dice que “un pueblo llamado New York ha sido atacado”, logra estar en el centro de la situación y sus interlocutores van desde líderes talibán posteriormente encarcelados en la cárcel Guantánamo (Cuba), hasta el Congreso de los Estados Unidos de América.

Deja un comentario

Archivado bajo Temáticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s