Saramago: escritor brillante y controvertido


Por: Luisa Margarita Henao Gutiérrez

“Espero morir como he vivido, respetándome a mí mismo como condición para respetar a los demás y sin perder la idea de que el mundo debe ser otro.”

El viernes 18 de junio murió a los 87 años de edad, el escritor portugués y ganador del premio Nobel en 1998, José Saramago. Hombre humilde y de provincia nacido en 1922 en la aldea portuguesa de Azinhaga. Hijo de campesinos que no tenían más que un azadón y las manos para trabajar, Saramago fue, pensó y escribió sobre casi todo. Humanista total, le interesaban los temas contemporáneos como la democracia, las multinacionales y ante todo la sociedad a la que criticó con vehemencia. Algunas de sus opiniones generaron controversia, pero no se puede negar que su obra es universal.

En la Biblioteca Octavio Arizmendi Posada se encuentran varias de sus obras más reconocidas:

Todos los nombres 869.3 S243t

Don José (su nombre es irónicamente el único que aparece en toda la obra) es un funcionario que trabaja en el Registro Civil y se dedica a coleccionar recortes de famosos. Un día encuentra en sus archivos el expediente de una mujer desconocida para él, de quien sin haberla visto siquiera en una foto, queda profundamente enamorado y encontrarla se convierte en una obsesión desesperada.

El hombre duplicado 869.3 S243ho

¿Qué sucede cuando Tertuliano Máximo Afonso descubre a sus treinta y ocho años que en su ciudad vive un individuo que es su copia exacta y con el que no le une ningún vínculo de sangre?  Innovando frente a las convenciones de la novela, Saramago convierte la voz narradora en sujeto activo, en un juego metaliterario que pone al servicio de la historia y que va mucho más allá de las rupturas estrictamente formales. Una novela que se lee con la avidez de un relato de intriga pero que nos sumerge en las cuestiones esenciales de la vida.

Ensayo sobre la lucidez 869.3 S243en

Durante las elecciones municipales de una ciudad sin nombre, la mayoría de sus habitantes decide individualmente ejercer su derecho al voto de una manera inesperada. El gobierno teme que ese gesto revolucionario, capaz de socavar los cimientos de una democracia degenerada, sea producto de una conjura anarquista internacional o de grupos extremistas desconocidos. Las cloacas del poder se ponen en marcha: los culpables tienen que ser eliminados, y si no se hallan, se inventan.

Las intermitencias de la muerte 869.3 S243i

El año de la muerte de Ricardo Reis 869.3 S243a

Historia del cerco de Lisboa 869.3 S243hi

Cuadernos de Lanzarote (1993-1995) 928 S243c

Manual de pintura y caligrafía 869.3 S243m

Viaje a Portugal 946.9 S243v

Las pequeñas memorias 928.69 S243p

Deja un comentario

Archivado bajo Temáticas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s